Holanda

Programa de radio Autonomía Ciclista nº36: La bici en invierno e historia de la bici urbana

copenhague-antes-y-despues
En primer lugar, daremos algunos consejos sobre el mantenimiento de la bicicleta en invierno, así como otras cuestiones a tener en cuenta para conducir la bicicleta en esta estación del año. En segundo lugar, hablaremos de la historia del uso de la bicicleta como medio de transporte en zona urbana y su desarrollo en diferentes contextos occidentales. Y, por último, os presentaremos algunos tuits de Carril Bici Today.

Autonomía Ciclista es un programa radiofónico sobre la bicicleta como medio de transporte que se emite en Radio Almaina (107.1 FM, Granada). CONTACTO: autonomiaciclista@hotmail.com

Cómo los holandeses no consiguieron más peatones…

COPIADO DE: Bicicletas, ciudades, viajes… (27 febrero 2012)

… ni los van a poder conseguir al paso que van

Nos gusta ver estos videos en los que se nos relata cómo consiguieron los holandeses esas ciclovías de las que tanto presumen y que tanto ansía el resto del mundo. Es interesante todo ese proceso social y esa oportunidad económica que ahora todo el mundo está viendo reproducida en esta gran crisis que nos azota, con el petróleo marcando máximos históricos y este descontento social generalizado.

Sin embargo, parece mentira que esa misma gente que aboga por una ciudad mejor deje pasar por alto algo que no es cuestión menor cuando, más allá de la pura ciclabilidad y de esa gran ciclabilización social, ponemos el objetivo en construir ciudades más habitables y su relación con el uso abusivo del coche.

El que ha visitado y el que ha vivido en esas ciudades ciclistas se habrá dado cuenta que, es tal la masa crítica, que lo que se convierte en un reto es caminar más allá de los centros urbanos, que básicamente se reducen a media docena de calles peatonalizadas aisladas.

Obviar este asunto no es ninguna menudencia, tratar de equiparar ciclistas y peatones es ya una cuestión que reviste una gravedad fundamental porque, mientras las bicicletas siguen siendo vehículos y siguen, en escala, reproduciendo los problemas propios de la circulación (velocidades, capacidad de las vías, aparcamiento, accidentabilidad, robos, etc.) los peatones son absolutamente inocuos al resto de ciudadanos. De hecho, los peatones no son otra cosa que ciudadanos que para sus desplazamientos no utilizan ningún vehículo o que no lo hacen en su tramo terminal.

Comprender esto es vital para valorar los condicionantes que aportan unos y otros. Así, mientras los ciclistas necesitan facilidades para circular y aparcar y cuando tratan de hacerlo en espacios compartidos con los peatones, estos salen claramente perjudicados y su libertad de movimientos queda cercenada, los espacios puramente peatonales son espacios tranquilos, discrecionales, donde la gente discurre a su libre albedrío y donde niños y mayores pueden campar a sus anchas. Dichos espacios son idóneos para ejercer la actividad comercial, para pasear sin sobresaltos, son verdaderos puntos de encuentro, de socialización.

A los que habéis visitado o vivido en estas capitales ciclabilizadas no os resultará extraña la labor policial de desmontar a los ciclistas en los espacios peatonales. Aquí parece una afrenta.

Todo esto sería discutible si, en esas conquistas históricas en esos países modélicos, hubieran conseguido reducir notablemente el uso del coche privado. Sin embargo, analizando la utilización porcentual en dichas ciudades y comparándola con nuestras denostadas poblaciones, lo que podemos observar es que, lejos de tener mejores distribuciones, en nuestras ciudades se usa, en general, menos el coche privado que en las suyas y, lo que es más importante, el porcentaje de viajes a pie o en bici es mucho mayor aquí que allá.

Y cómo nosotros podemos reducir a nuestros peatones tratando de fomentar la bici…

Entonces ¿por qué esa insistencia por tratar de conseguir lo que allá han conseguido con las bicis en unas ciudades mucho más dispersas y más planas cuando aquí lo hemos conseguido con los peatones en unas ciudades mucho más compactas y de orografías más complicadas? ¿Qué hace más deseables a los ciclistas que a los que caminan? ¿Que llevan bicicletas? ¿Que se las podríamos vender? ¿Que ganaríamos adeptos para nuestra causa?


… si seguimos el camino que hemos iniciado

No podemos ser tan necios y tan miopes que persiguiendo incrementar el número de ciclistas lo que consigamos sea reducir el número de peatones y de usuarios del transporte público. Tenemos que ser cautos a la hora de promocionar la bicicleta así porque sí, y mucho más de hacerlo en espacios peatonales porque sólo estaremos consiguiendo penalizar los tránsitos peatonales y estaremos disuadiendo a los viandantes pero no a los automovilistas.

Así pues, hay que tener bien claro cuáles son los objetivos que perseguimos y dejar de hacernos componendas con eso de que más ciclistas significa inevitablemente menos coches aunque sea, como dijo aquél, por la increíble carambola de restar usuarios del transporte público y que éste se haga más atractivo para los usuarios del coche. Si queremos ciudades amables, entonces necesitamos peatones. Cuantos más mejor. Lo demás son cuentos.

Los holandeses tienen problemas con las bicicletas

TEXTO TRADUCIDO DE AFP

La Haya (AFP) – Accidentes mortales, atascos en los semáforos: La popularidad del ciclismo en los Países Bajos, donde el número de bicicletas es superior al de habitantes, ha traído consigo sus propios problemas.

“A veces hay tanta gente en los semáforos que se forman atascos: No todo el mundo tiene tiempo a cruzar la calle en un ciclo de verde”, Hugo van der Steenhoven, presidente de la Federación de Ciclistas Holandeses comentó a AFP.

“Somos víctimas de nuestro propio éxito”, añadió.

Más de un cuarto de los trayectos realizados por los holandeses se hacen en bicicletas. Pero en hora punta por la mañana, entre las 8.00 y 9.00 am, esto significa que 1.75 millones compiten por espacio en las vías ciclistas
del país.

Incluso habiendo 19,000 kilómetros de dichas vías hay muchas bicicletas. De hecho, en un país de 16.5 millones de personas hay 18 millones de bicicletas.

“Más gente también quiere decir vías ciclistas menos seguras”, Frand De Kok de la Federación de Turismo de Holanda (ANWB) dijo a AFP.

Y si los ciclistas más atléticos moviéndose hasta a 40 km/h están compartiendo los mismos carriles que las ancianas que salen a comprar y que los niños tambaleándose en el camino al colegio, no es de extrañar que haya accidentes.

En Junio un ciclista fue condenado a 80 horas de trabajo comunitario después de la muerte de una anciana de 82 años que había empujado cuando pasaba a su lado a excesiva velocidad cerca de Alkmaar, en el noroeste del país.

Y los datos de 2009 dan una idea sombría: 185 ciclistas muertos en accidentes en carretera según la Oficina Central de Estadísticas (CBS).

Lo más inquietante es que este dato ha permanecido más o menos estable durante varios años, a diferencia del dato general de muertes en carretera que ha bajado continuadamente.

Los ciclomotores también aumentan el problema de la congestión de las vías ciclistas. Dichos vehículos pueden usar estas vías siempre que no vayan a más de 25 km/h. Cada vez más populares, las ventas de ciclomotores aumentaron cerca de un 64% en 2009 respecto a niveles de 2007.

“El problema es que el 69% de los usuarios de ciclomotores van demasiado rápido en las vías ciclistas”, dijo Van Der Steenhoven. “Y ocupan más espacio de una bicicleta, son más grandes.”

Enfrentada con un incremento de quejas sobre ciclomotores, la Federación de Ciclistas Holandeses ha encargado una investigación para entender los problemas que estos vehículos causan en las vías ciclistas. Esperan los resultados para final de año.

“Lo ideal sería ensanchar las vías ciclistas”, dijo de Kok. “Pero esto no es posible en todas partes, hay muchos lugares donde simplemente no hay espacio suficiente para ello.”

El espacio es muy caro en los Países Bajos. Un País muy urbanizado que tiene 491 habitantes por kilómetro cuadrado, una densidad de población que está entre las más altas del mundo.

Otra solución sería dejar que grupos de ciclistas deportivos compartiesen las principales carreteras con vehículos motorizados, algo que a Rianne Mudler, portavoz de la Federación de Ciclismo Deportivo Holandesa, le gustaría ver.

“Creo que la gente también tiene que aprender a respetarse los unos a los otros cuando están en las vías ciclistas, utilizando el timbre, bajando la velocidad cuando es necesario y no bloqueando el camino circulando uno al lado de otro”, dijo.

Pero tal grado de concienciación va más allá de los simples temas de etiqueta ciclista, añadió Mudler.

SOBRE ESTE TEMA RESULTA DE INTERÉS LA REFLEXIÓN DE ENEKO Todo funciona  cuando hay pocos (8 dic. 2010) EN EL BLOG Bicicletas, ciudades, viajes…

En Holanda se eliminan carriles bici por seguridad

FUENTE: Lista de correo de Ciudad Ciclista (8 junio 2010).

A veces me da la impresión de que aquellos que están en contra de espacios compatidos y solo aceptan vías segregadas tienen la mentalidad imperante en estos últimos tiempos: la del miedo. Es más no es necesario que el riesgo sea mayor para que el miedo sea mayor. No sirve de nada argumentarles que los accidentes son menos compartiendo espacios, que son menos estando alerta y vigilante al tráfico. Es quizás una pincelada de una forma de ser que se observa mucho hoy en día: “yo quiero ir por ahí sin preocuparme de nada”. Resulta que eso es imposible.

calle_mayor_HarenCalle mayor de Haren (Holanda): eliminación de los carriles bici tras la reforma. (EL PAÍS)