carril bici

[Burgos] El carril bici es parte del proyecto de especulación urbanística en la C/ Vitoria (barrio de Gamonal)

El carril bici es parte del proyecto de especulación urbanística

desde este blog llevamos varios años denunciando que las políticas de promoción del uso de la bici a través de la construcción de infraestructuras específicas para la bicicleta (carriles bici y aceras bici), además de marginar y provocar unas consecuencias perjudiciales para la seguridad de los ciclistas, llevan consigo una serie de consecuencias sociales ligadas a su excesivo coste económico. Este tipo de obras son inmorales en un contexto en el que no se cubren las necesidades básicas y gran parte de la población está en el paro.

Las matemáticas no fallan, lo que se gasta en una cosa se resta de la otra. Por ejemplo, el coste de 1 Km de carril bici (peligroso e innecesario, pues la infraestructura para la bicicleta existe desde que se inventó este vehículo: la calzada) es de unos 250.000 euros. Haced cuentas, ¿cuántas familias pueden trabajar y vivir con esta cantidad? ¿y con el coste de una red de varios kilómetros en una ciudad?. En su lugar, ¿no podría destinarse estas cantidades para ayudar a la población a soportar la crisis? ¿A cuánta gente se le podría dar empleo con estas cantidades para impartir cursos de formación ciclista para menores (en colegios, institutos) y para adultos? ¿a cuánta gente se podría formar para conducir la bici de forma segura y autónoma por la ciudad?. Miles de personas podrían trabajar durante mucho tiempo, hasta la jubilación, y el resultado, en cuanto a la bici, sería mucho más positivo que el obtenido durante miles de millones de euros malgastados en los carriles bici de nuestras ciudades.

Sin embargo, sigue ganando el bando poderoso, el que prefiere a la población dependiente y sumisa a los políticos, a los bancos, a los técnicos y a los constructores. Los que apuestan por la cultura del cemento, la especulación y el despilfarro de dinero público para llenar sus bolsillos, a costa de la población. Todo ello, con el visto bueno de la gran mayoría de colectivos ciclistas que siguen apoyando la construcción de carriles bici como forma de fomentar el uso de la bicicleta en la ciudad.

A los vecinos del barrio de Gamonal (Burgos) no les toman el pelo

En este caso, se trata de un proyecto de renovación urbana innecesaria que los vecinos ni quieren ni necesitan. Este proyecto tiene un coste de 8 millones de euros, mientras el ayuntamiento está endeudado, no paga sus facturas y, en el barrio, no se cubren las necesidades sociales básicas y el 50 % de la población está en el paro. El objetivo único del proyecto es llenar los bolsillos de los políticos, bancos y constructores a costa de la población. Pese a la crisis, parece que sus prácticas no han cambiado: lo que recaudan es para sus negocios.

FUENTE: Diario de Vurgos I, IIIII y IV

Desde el pasado miércoles la calle Vitoria, una de las principales arterias de comunicación de la zona de Gamonal con el centro de Burgos, esta cerrada por el comienzo de las obras del bulevar anunciadas por el ayuntamiento. Meses son ya los que vecinos y vecinas del barrio han mostrado su rechazo a la nueva obra, mientras desde el consistorio se han hecho oídos sordos.

El barrio burgalés de Gamonal dice no al bulevar

El barrio burgalés de Gamonal dice no al bulevar

El conflicto vecinal derivado de la construcción de este bulevar vivió la noche del viernes 10 de enero de 2014 uno de sus episodios de mayor conflictividad. Como en épocas no tan lejanas, Gamonal volvió a levantarse contra la imposición del consistorio ante las quejas de los vecinos. El responsable último de los acontecimientos que se están viviendo en Gamonal tiene un nombre propio: especulación urbanística. El espíritu totalitario de unas instituciones que ponen por delante los intereses económicos a las necesidades reales de los vecinos y que no dudan en enviar a toda su artillería pesada para tratar de doblegar a un barrio.

Frente a la razón de Estado e imposición de los intereses especulativos, Gamonal ha vuelto a responder con la lucha vecinal, como ya lo hiciera durante aquel 18 de agosto de 2005 (la lucha contra el parking de Eladio Perlado), cuyo espíritu combativo ha vuelto a tomar las calles del barrio. Una conciencia rebelde que los habitantes de Gamonal han sabido cultivar desde aquel entonces y que demuestra que frente al autoritarismo gubernamental es posible rebelarse.

ADN rebelde y el Gamonal del siglo XXI

Pero situaciones como las vividas ayer no son sólo episodios aislados en el barrio. A lo largo de sus casi cuatro décadas de historia, Gamonal se ha convertido en una de las zonas de mayor conflictividad de Burgos donde de forma repetitiva los problemas urbanísticos han derivado en graves enfrentamientos como los que ayer tuvimos ocasión de contemplar. Las mismas empresas constructoras que hoy pretenden hacer negocio con el bulevar son las que levantaron a toda prisa un barrio sin ningún tipo de ordenación urbanística y cuya configuración caótica es la que contribuye a que se haya convertido en un autentico polvorín.

Pero quizás poco o nada queda ya de aquel barrio que durante la etapa final de la dictadura sirvió como almacén de mano de obra barata de miles de personas que, provenientes de los pueblos de la provincia, se desplazaron a Burgos para trabajar en el recién creado Polo de Desarrollo. El resultado es una aberración urbanística que sería digan de análisis y estudio por parte de los entendidos en la materia. Pero el Gamonal del siglo XXI no es sólo eso. Es un barrio que, como bien dicen algunos, se ha hecho a sí mismo y que durante décadas ha sufrido el ostracismo, cuando no las agresiones, por parte de las élites políticas y económicas de la ciudad. Un barrio que lleva en su más profundo ADN el rechazo contra aquellos que siempre han querido sacar tajada económica de sus habitantes.

Ocho millones de euros

El proyecto de Gamonal siglo XXI que el ayuntamiento a través de su campaña propagandística no se ha cansado en repetir, es algo que desde el barrio ha sido sentido como una tomadura de pelo. No sólo se pone en duda la utilidad del bulevar que ya está construido, y que todavía está a medio pagar, sino que el gasto que se deriva de la construcción de este otro proyecto para la calle Vitoria, en torno a ocho millones de euros, es incompatible con las continuas llamadas a la austeridad que se vienen realizando.

Entrevista a un vecino del barrio de Gamonal (Burgos) sobre los disturbios contra el Bulevar en la calle Vitoria. Radio Onda Expansiva, 11 de enero de 2014

Manifestación del 12 de enero de 2014

La manifestación que en solidaridad con los detenidos de la noche del sábado en las protestas contra el bulevar ha sido la tercera movilización de los vecinos en tres días. En esta última, se ha expresado el rechazo ante la actuación policial en las anteriores movilizaciones en las mismas puertas de comisaria. Las miles de personas congregadas cntinuaron la marcha por la avenida de Castilla y León hasta las dependencias de Diario de Burgos, rotativo propiedad de Antonio Miguel Méndez Pozo, cuya empresa constructora tiene amplios intereses económicos en la realización del bulevar de la calle Vitoria.

Frente al edificio del Grupo Promecal miles de manifestantes al grito de Mendez Pozo al calabozo han expresado su malestar frente a la intoxicación mediática llevada a cabo por Diario de Burgos, recordando la participación de su dueño décadas atrás en la corrupción urbanística derivada del llamado Caso de la Construcción.

m-nocje1 el abueletedelashuelgas

De regreso a Gamonal, los gritos de no tenemos miedo y el pueblo unido jamás será vencido, han vuelto a retumbar entre los edificios de la calle Vitoria.

Prosiguen las protestas

El barrio no se doblega. Hoy lunes 13 de enero por la mañana, han continuado las movilizaciones para impedir que las máquinas vuelvan a entrar en la calle Vitoria. Puedes seguir en directo como continua la protesta en #GamonalResiste

calleVitoriamaniana

OtraDeporla maniana

 

Programa de radio Autonomía Ciclista #3: La falsa seguridad del carril bici

Tercer programa de radio Autonomía Ciclista emitido por Radio Almaina

Accidnete carril bici BarcelonaRespondemos al comentario surgido tras nuestro segundo programa recomendando la lectura del libro titulado El salario del gigante de José Ardillo (Pepitas de Calabaza, Logroño 2011). Posteriormente, analizamos técnicamente a los carriles bici y a las aceras bici.  Y, por último, continuamos con los consejos para escoger adecuadamente la bicicleta que se necesite, según su uso. Todo ello acompañado por canciones del disco In the city (1977) del grupo inglés The Jam

PARA ESCUCHAR EL PROGRAMA PINCHA AQUÍ

Carril bici, el placebo del ciclista

El placebo es capaz de provocar un efecto positivo a ciertos individuos enfermos, si éstos no saben que están recibiendo un medicamento falso y que creen que es uno verdadero. Esto se denomina efecto placebo y es debido a causas psicológicas

Acera bici de Sevilla

Acera bici de Sevilla

El vehículo privado, devoradondo espacio urbano en Córdoba

Según el artículo Menos coches, más espacio de Ecologistas en Acción la superficie urbana dedicada al automóvil en nuestras ciudades es […] entre el 20 y el 30% del total, alcanzando en urbanizaciones de nueva construcción porcentajes del 40%.

En Córdoba es totalmente cierto, basta salir a la calle. Córdoba se adapta al coche y crece para el coche. Sólo en espacio dedicado al aparcamiento y su circulación es un gran consumidor de él.

Circunvalaciones, reducción de aceras, menos bulevares, menos árboles, plazas invadidas, etc.

Una imagen dice más que mil palabras, y viendo el ejemplo de una calle del casco histórico (Barrio de Santa Marina) y el estado de sus calles por el pasar de sus cuatro ruedas y grandes dimensiones.

Muy al contrario de la creencia mayoritaria de que el carril bici quita espacio al automóvil. Gana espacio y velocidad. Se asegura que la calzada es suya, no hay más vehículo que él.

En cuanto a la bicicleta la echa de la calzada, la degrada como vehículo de pleno derecho, al arcén y aceras. Pierde todo su potencial de vehículo urbano, invade espacio peatonal, pierde velocidad y seguridad.

Lo único que se consigue con el carril bici, cuando no es acera-bici, es quitar aparcamiento o un carril. Con el consiguiente cabreo vecinal con la población ciclista.

Se pierde total derecho a circular por la calzada en lugares donde las condiciones son muy propicias, y deseables, para la circulación ciclista en la calzada. Como ejemplo: la vía de servicio de la Avd. Carlos III (enlace carril-bicista) y la Avenida de Linneo (enlace carril-bicista).