Bicicletas despóticas

COPIADO DE: El Mundo, 26 de marzo. Escrito por Arcadi Espada

Hay ciertos consensos transversales que mejor no te atrevas a tocar. Uno es la licencia para atentar contra la propiedad intelectual de los otros. Otro es la bicicleta. Esta mañana, donde Herrera, salía nuestro andaluz profesional a defender las virtudes del mecanismo, porque al parecer pedalea cada mañana durante ciento cincuenta metros, de casita a la radio, con el iPod en el oído susurrándole alegrías tirititrán, mientras respira a pleno pulmón azahar y sevillanismo. Naturalmente esa experiencia no tiene nada que ver con la bicicleta sino con el nivel de vida. Y nada que ver con la experiencia urbana de la bicicleta en ciudades como Barcelona. Toda la buena prensa del ingenio se basa en su presunta fragilidad, humanísima, frente al automóvil. En esas comparaciones, ¿quién no podría apostar por la forma alada de vivir y deslizarse? Pero esa no es la comparación ni adecuada ni real. El uso urbano de la bicicleta se ha generalizado a costa del espacio del peatón, que no del espacio del automóvil. La bicicleta y los ciclistas, infectados de la superioridad moral ecológica, que destaca por desdeñosa e irracional entre las de su gremio, se han añadido como un consistente peligro más a la azarosa vida del paseante urbano. Con una particularidad desastrosa: las reglas que ha de cumplir el ciclista son mucho más porosas, flexibles y opinables que las que debe cumplir el automovilista. La incertidumbre del andarín ha crecido de un modo muy desagradable. Pero guárdate de decirlo, johnnie walker: pocos casos tan nítidos como el de la bicicleta para ilustrar que el principal instrumento del despotismo es hacerse la víctima.

Anuncios

5 comments

  1. No hay un solo día que salga con mi bicicleta y me piten los automovilistas o me miren mal los peatones.
    Los carriles bici están mal señalizados, si es que están señalizados, uno no sabe cuando bajarse de la bicicleta o cuando y como subirse. Nadie sabe que semáforos se pueden pasar montado o no, aparte casi no hay espacio para peatones y ciclistas juntos, y al cruzar la calle hay un baile de bicicletas y peatones casi divertido, pero ineficiente y peligroso.
    Le pregunto a un policía y dice que no hace falta ir en carril bici si este está en malas condiciones … pero nadie define “malas condiciones”. Otro policía dice que ya no hace falta ir en ellos. Lo mismo pasa co los automovilistas que no conocen las leyes y además, por mucho que la mayoría son correctos, hay un grupo que son realmente peligrosos, y repito, son realmente peligrosos con sus movimientos, sus pitidos y sus insultos.

    Estoy encantado de poder defender con vosotros miembros de esta web, una mejor movilidad y un respeto más profundo a nuestro vecino… sin embargo, la desidia con la que algunas autoridades trabajan es simplemente para escandalizarse.

    Me gusta

    1. la desidia con la que algunas autoridades trabajan es simplemente para escandalizarse.

      En este aspecto sería deseable una unificación de la normativa y una mejora informativa de está, no solo para los agentes o autoridades sino también para nosotros.

      Ir a una ciudad y encontrarte que lo que haces con normalidad en tu ciudad en esa otra es ilegal y que puedes tener algún incidente por ello resulta frustrante.

      Me gusta

    2. Sinceramente, es raro, rarísismo el día que me pitan. A veces oigo un pitido para darme cuenta de que era un coche pitando a otro coche. Pero igual es que circulo todos los días por los mismos sitios a las mismas horas y probablemente me encuentren siempre los mismos conductores, seguro que me conocen por ser el que se queda detrás de ellos cuando les alcanzo de nuevo en el siguiente semáforo en rojo. Pienso que así van más tranquilos, saben que una vez me han adelantado no van a tener que volver a hacerlo. Al final compartir la calzada consiste en cooperar y esa es una forma de hacerlo. Probablemente hasta los energúmenos con los que sí he discutido alguna vez reconocen ya también mi derecho a circular por el mismo sitio que ellos.

      Me gusta

  2. A mi también me pitan los automovilistas en alguna ocasión, pocas y tiene que ver mucho con los días (como un viernes al medio día o por la tarde antes de partido de futbol importante, días de lluvia…), por circular por la calzada habiendo un carril-bici (aquí es donde la agresividad es mayor), etc. En parte he aprendido a ignorarlas, evito calles con carriles-bici y he simplificado mi conducción al máximo limitándome a seguir las normas generales de circulación lo más escrupulosamente que me es posible. Intento ir muy pendiente de mi entorno anticipándome a maniobras, comunicándome con el resto de conductores y detectando a conductores con una conducción más agresiva que pueden ser menos receptivos a mis señales.

    Les facilito el adelantamiento si es seguro para mi y cuando no lo es “cierro puertas” y no dejo espacio para que intenten un adelantamiento. Aprender a gestionar el espacio y comunicarse con los demás así de golpe no es sencillo pero poco a poco se le pilla el punto y se convierte en algo instintivo y la percepción del resto de los conductores hacia ti como ciclista y tu forma de pilotar la bici cambia. No olvidemos que muchos automovilistas se ponen muy nerviosos cuando tienen un ciclista delante y con nuestra actitud y forma de conducir la bici podemos hacer bajar esa tensión y hacer que no nos perciban como una amenaza y quieran a toda costa adelantarnos para perdernos de vista, ¿que es una putada que sea así? al menos tenemos la posibilidad de participar activamente y positivamente en nuestra propia seguridad, siempre hay la posibilidad de cruzarnos con el energúmeno de turno pero de este modo tendremos más defensas que ir ocultos o invisibles sin apenas capacidad de maniobra en un espacio segregado, donde cedemos y fiamos totalmente nuestra seguridad en otros.

    Luego está el factor Madrid donde según que circunstancias es un TIC, te van a pitar vayas a pie, en bici, en moto, en coche, en fregoneta, en camión,… si tardas 0,000001 segundo en reaccionar, o en algunas ciudades alemanas que conozco donde tienen la mano soldada al interruptor del pito y a veces es desconcertante darte cuenta que pitan porqué sí, para indicarte que están ahí…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s