Propuesta de Reforma del Reglamento General de Circulación en lo que se refiere al tráfico de bicicletas. (IV) Posición en la vía

Con todo el ruido que en las últimas semanas ha generado el anuncio de la obligatoriedad del casco ciclista en todo tipo de vías, como contrapeso de la aceptación de la circulación generalizada por las aceras, los ciclistas estamos perdiendo de vista el aspecto en mi opinión más preocupante del nuevo Reglamento General de Circulacion (RGC), que es la lamentable regulación que efectúa el nuevo RGC de la posición del ciclista en la vía, al imponer un posicionamiento obligatorio del ciclista hacia la derecha (“Regla de la Derecha Extrema”), criterio que se establece no por razones de seguridad vial sino para priorizar la fluidez del tráfico motorizado.

Este entrada es la continuación la serie iniciada sobre la Reforma del Reglamento General de Circulación:

http://ciudadciclista.org/8962/una-propuesta-alternativa-y-abierta-de-reforma-del-reglamento-general-de-circulacion-en-lo-que-se-refiere-a-la-circulacion-de-bicicletas-i-proposito/

http://ciudadciclista.org/9017/propuesta-de-reforma-del-reglamento-general-de-circulacion-en-lo-que-se-refiere-al-trafico-de-bicicletas-ii-justificacion/

http://ciudadciclista.org/9045/propuesta-de-reforma-del-reglamento-general-de-circulacion-en-lo-que-se-refiere-al-trafico-de-bicicletas-iii-cuestion-tecnica-previa-%c2%bftiene-sentido-establecer-una-legislacion-especial-sobre-l/

Posición en la vía – Artículos 176. 1 y 2 del nuevo RGC: La “Regla de la Derecha Extrema”

El último borrador de RGC conocido, de marzo de 2013, regula la posición del ciclista en la vía en los artículos 176.1 y 2, de la forma siguiente:

Artículo 176. 1. “En vías con un límite de velocidad superior a 50 km/h, los ciclistas circularán por el arcén de su derecha, si fuera transitable y suficiente, y si no lo fuera o no existiese arcén, lo harán por la derecha y lo más cerca posible del borde de la calzada.

En los descensos prolongados con curvas, cuando razones de seguridad lo permitan, los conductores de bicicletas podrán abandonar el arcén y circular por la parte derecha de la calzada que necesiten.

No obstante lo dispuesto en el artículo 38.1, los conductores de bicicletas mayores de edad podrán circular por las autovías, salvo que por razones justificadas de seguridad vial se prohíba mediante la señalización correspondiente. Dicha prohibición se complementará con un panel que informe del itinerario alternativo. La circulación deberá tener lugar por el arcén, sin invadir la calzada en ningún caso.

2. En vías con límite de velocidad igual o inferior a 50 km/h, que dispongan de al menos dos carriles de circulación por sentido, los ciclistas circularán por la calzada y por el carril derecho, favoreciendo el tránsito del resto de vehículos que circulen a mayor velocidad. Podrán circular por los otros carriles cuando vayan a cambiar de dirección, o cuando lo precisen.

En las que dispongan de un carril de circulación por sentido, los ciclistas circularán preferentemente por la parte derecha del carril en la medida en que su seguridad y la de los otros usuarios lo permitan, favoreciendo el paso a otros vehículos.”

Comentarios al borrador de reforma del RGC: la peligrosidad de la “Regla de la Derecha Extrema”

En relación a la redacción de la Reforma del RGC en su versión de marzo de 2013, debe tenerse en cuenta lo siguiente:

1. Es discriminatorio, técnicamente incorrecto y puede dar lugar a prácticas peligrosas establecer la posición en la vía un vehículo en función de su tipología. No se pueden establecer normas de posicionamiento aplicables a la bicicleta solo por el hecho de tratarse de una bicicleta, y haciendo abstracción de las demás circunstancias del tráfico.

2. Lo mismo puede decirse del hecho de que la posición de la bicicleta en la calzada se pretenda determinar en función del límite genérico de velocidad máxima autorizada en una vía (hasta 50 km/hora o más de 50 km/hora). La posición de la bicicleta (y en general la de cualquier vehículo) no puede definirse a priori y vincularse sin más a los límites genéricos de velocidad de la vía, sin atender a otras circunstancias del tráfico.

3. Obligar al ciclista a circular “preferentemente” por la parte de derecha de la vía en vías tanto urbanas y obligatoriamente en vías interurbanas, no solo es discriminatorio sino que puede determinar patrones de conducción reconocidos como peligrosos.

4. Establecer la obligación específica a cargo del ciclista de circular “favoreciendo el paso a otros vehículos” no solo es inaceptable desde el punto de vista de la seguridad vial, y es discriminatoria respecto a los demás conductores de vehículos, sino que es perfectamente innecesaria.

El Art. 49.1 del RGC prohíbe entorpecer la marcha normal de otro vehículo circulando sin causa justificada a velocidad anormalmente reducida y el RGC establece también la obligación general del conductor de cualquier vehículo que vayan a ser adelantado, de colaborar con la maniobra de adelantamiento.

Sin perjuicio de lo anterior, la obligación del vehículo adelantado de cooperar con la maniobra de adelantamiento no debe entenderse como una obligación genérica de apartarse de la calzada, y de una “prioridad de paso” del vehículo más rápido. Cabe la duda de si la nueva obligación específica que pretende el borrador de RGC va un paso más allá y pretende establecer una “obligación de apartarse de en medio” a cargo del ciclista.

5. Obligar a la bicicleta a circular por el arcén en vías interurbanas es discriminatorio y puede dar lugar a prácticas peligrosas para la seguridad vial. Puede ser necesario por razones de seguridad ocupar la calzada, por ejemplo para la realización de maniobras. Destaca en este sentido la prohibición absoluta de “invadir” la calzada “en ningún caso” en caso de autovías.

6. El error de fondo (lamentablemente extendido y que increíblemente en 2013 parece compartir la DGT) es creer que la Regla de la Derecha Extrema por medio de la cual se obliga al ciclista a circular escorado hacia la derecha responde a razones de seguridad vial (para – supuestamente – evitar atropellos a ciclistas por detrás), cuando la realidad es que el posicionamiento hacia la derecha de la bicicleta responde fundamentalmente a razones de fluidez del tráfico, y no de seguridad vial.

7. La Regla de la Derecha Extrema aplicadas al posicionamiento del ciclista en la vía (las reglas que obligan al ciclista a posicionarse en el extremo derecho de la vía) están internacionalmente reconocidas como una fuente principal de accidentes de tráfico graves con ciclistas.

8. El mandato al ciclista de posicionarse hacia el extremo derecho de la vía, ya sea aplicado con carácter “preferente” o bien “obligatorio”, o directamente por fuera de la calzada mediante la obligación de circular por el arcén (espacio que técnicamente no forma parte de la calzada), o en su caso por el caril-bici, unido a la obligación del ciclista de “favorecer el tránsito de vehículos que circulen a mayor velocidad”, significan que el borrador de RGC está proponiendo el fomento de patrones de tráfico poco seguros, por las siguientes razones:

a) Al circular el ciclista pegado a la derecha se incita a los conductores de otros vehículos más rápidos a intentar adelantamientos, incluso en situaciones en las que esta maniobra puede no ser suficientemente segura, dando lugar a colisiones por alcance. Este peligro se ve exacerbado por las coletillas del nuevo borrador de reglamento de “favorecer el tránsito de vehículos que circulen a mayor velocidad”.

b) El posicionamiento preferente/obligatorio hacia la derecha genera uno de los tipos de accidentes graves con ciclistas más conocido, como es el que se produce cuando los conductores de vehículos motorizados circulando en el mismo sentido giran a la derecha justo delante del ciclista, en el accidente conocido como “gancho” a derechas.

c) Además, expone a los ciclistas a accidentes en caso de apertura de puertas de vehículos aparcados o, en general, da lugar a maniobras imprevistas e impredecibles, por ejemplo en caso de aparición de obstáculos imprevistos en la vía, al carecer el ciclista arrinconado hacia la derecha de un espacio suficiente de maniobra.

d) Finalmente, esta posición escorada hacia la derecha hace que algunos ciclistas intenten maniobras de giro a la izquierda que son iniciadas desde el borde derecho de la calzada, y que que pueden resultar imprevisibles para el resto del tráfico. (*)

(*) Actualmente, el artículo 76.2 del RGC prohíbe en vías interurbanas, con carácter general, a los conductores de ciclos y ciclomotores la ejecución de la maniobra de cambio de dirección a la izquierda con arreglo a las normas de ejecución de esta maniobra previstas para los conductores de otros vehículos. El artículo 76.2 del RGC es discriminatorio para los ciclistas, ya que les impone una forma determinada de ejecución de la maniobra de cambio de dirección a la izquierda distinta a la de los demás vehículos, obligando a realizarla desde la derecha y situándose fuera de la calzada, salvo en el caso de que exista un carril especialmente acondicionado para el giro a la izquierda, como si se tratara de peatones. Consideramos que, incluso en vías con cierta intensidad de tráfico puede resultar más fácil y segura la ejecución de la maniobra de forma puramente vehicular y que no es posible predecir de antemano y sin tener en cuenta las circunstancias del tráfico y de la vía en cada momento, así como de la experiencia de cada ciclista, cual debe ser la forma más apropiada de ejecución del giro a la izquierda. Recomendamos una ampliación de los derechos del ciclista permitiendo (opcionalmente) a los conductores de ciclos y ciclomotores ejecutar la maniobra de cambio de carril a la izquierda de forma vehicular, si bien manteniendo la posibilidad (no obligatoria) de efectuar la maniobra desde fuera de la calzada.

9. El posicionamiento del ciclista en la calzada, ya sea en vías urbanas o interurbanas, debe regirse estrictamente por principios vehiculares, los mismos que son aplicados de forma general al resto de vehículos, es decir:

a) Ante intersecciones o cambios de dirección, la posición debe ser determinada en función del destino previsto.

b) Entre intersecciones, la posición debe determinarse según la velocidad relativa: el tráfico más lento se posiciona más hacia la derecha.

10. En cuanto a la interacción de la reglas de posicionamiento en la calzada con las denominadas “vías ciclistas”, el RGC debe dejar claro que ciclista debe poder tener la opción de circular siempre por la calzada, existan o no vías ciclistas.

Las denominadas “vías ciclistas” (carriles-bici, aceras-bici, pistas-bici etc.) no cumplen estándares de seguridad conocidos. Por tanto, no existen razones de seguridad vial que puedan justificar el establecer una obligación general del ciclista de ir por vías ciclistas.

La realidad es que, en la práctica, frecuentemente muchas de las vías ciclistas existentes no permiten a los ciclistas circular con niveles aceptables de comodidad, velocidad y seguridad, que sin embargo los ciclistas sí pueden a menudo lograr circulando correctamente por la calzada próxima, igual que el resto de vehículos.

Existe actualmente una notable incertidumbre legal sobre si es obligatorio o no circular por las “vías ciclistas”. En este sentido, diversos municipios (ej. Barcelona, Sevilla) han establecido en sus ordenanzas municipales una supuesta obligatoriedad del ciclista de ir por vías ciclistas, allí donde existan.

La incertidumbre sobre si circular por vías ciclistas es o no obligatorio determina, en caso de accidente, una desprotección jurídica del ciclista que circula correctamente (por la calzada) en caso de que exista vía ciclista adyacente.

Para solventar la incertidumbre, es necesario, pero no suficiente, el cambiar la Señal R-­407 (Vía reservada para ciclos o vía ciclista. Obligación para conductores de ciclos de circular por la vía a cuya entrada esté situada y prohibición a los demás usuarios de la vía de utilizarla”), para convertirla en una mera señal de restricción de paso (“Restricción a todo vehículo distinto de ciclo”).

Es preciso también incorporar al RGC una regla que garantice la liberta del ciclista de no verse acosado para usar la vía ciclista, cuando prefiera circular por la calzada. Esta regla sigue el ejemplo de la regulación otros países de nuestro entorno, como Reino Unido.

11. Para conseguir una buena norma de posicionamiento, que legitime al ciclista en el tráfico, y que consiga definir una posición vehicular correcta y segura para el ciclista, se propone una reforma en profundidad del actual artículo 36 del RGC y el diseño de un nuevo artículo cuya concepción está basada en las reglas aplicables a “vehículos lentos”.

Cualquier vehículo (hasta el más veloz) puede en un momento dado operar como un vehículo lento y, por otra parte, la bicicleta (pese a su potencial menor velocidad punta) no siempre será considerada vehículo lento. La calificación dependerá en cada caso de las circunstancias del tráfico.

En general, vehículo lento será cualquier vehículo (no solo la bicicleta) que circunstancialmente circule a velocidad más lenta que el resto del tráfico. Ej. un automóvil deportivo con avería mecánica puede ser en un momento dado un vehículo lento; un ciclista descendiendo un puerto de montaña, posiblemente no sea un vehículo lento.

12. Lo fundamental es que la nueva regla viene matizada por una serie de excepciones que clarifican el alcance real de la obligación del ciclista de circular hacia la derecha en determinadas circunstancias, y que debe amparar, por tanto, la posibilidad de circular por el centro del carril, tanto en vías urbanas como en determinadas vías interurbanas, si se cumplen ciertos requisitos, en general, cuando sea aconsejable hacerlo por razones de seguridad.

13. La estructura de esta nueva norma de circulación para vehículos lentos se organiza a partir de 3 reglas, que funcionan de la forma siguiente:

– Regla 1 (regla general): Los conductores de todos los vehículos están sujetos a unas mismas reglas de posicionamiento en la calzada.

Por tanto, el conductor de la bicicleta puede/debe (tiene todo el derecho a hacerlo) ocupar cualquier espacio en la calzada y está sujeto a las mismas reglas de posicionamiento que aplican a vehículos automóviles, pudiendo en el caso de la bicicleta circular por cualquier lugar del carril (regla especial aconsejable dado que al ser la bicicleta un vehículo estrecho, caben distintos posicionamientos dentro del mismo carril).

– Regla 2 (o regla especial): Cualquier vehículo (no solo una bicicleta) que, en función de las circunstancias concretas del tráfico, sea más lento que el tráfico al que precede, circulará lo más hacia la derecha de la calzada “que sea seguro hacerlo” (mejor esta dicción en lugar de “que sea seguro”), o bien por el arcén, si fuera transitable y suficiente. Esta regla tiene por finalidad colaborar con la fluidez del tráfico.

– Regla 3 (excepciones a la regla especial): El conductor de un vehículo lento estará eximido de circular a la derecha (conforme a lo previsto en la Regla 2) en caso de que, por razones de seguridad, no sea posible hacerlo. En este caso, volverá a aplicar la Regla 1.

Se incorporará un listado no exhaustivo de excepciones a la regla especial, incluyendo las siguientes:

– para preparar giros a derecha o izquierda,
– para preparar adelantamientos a otros vehículos más lentos;
– para evitar obstáculos;
– para evitar peligros (ej. coches aparcados cuyas puertas puedan abrirse en la trayectoria del ciclista)
– para indicar mediante la posición que se quiere seguir recto ante una intersección.
– en vías de un solo carril por sentido, cuando no sea seguro compartir 2 vehículos el mismo carril;
– en vías con más de 1 carril por sentido y velocidad máxima no superior a 70 km/hora, debiendo los demás vehículos adelantar por el resto de carriles (exceptuando vías rápidas y autopistas). Tiene por finalidad hacer prevalecer la seguridad del conductor del vehículo lento.
– en general, en toda circunstancia en que no sea seguro circular hacia la derecha o por el arcén.

14. Debe quedar claro que, en caso de conflicto, prevalece siempre el criterio de seguridad del conductor del vehículo lento (regla 3), sobre el de fluidez de tráfico (regla 2). Es decir, en caso de conflicto entre seguridad y fluidez, el conductor del vehículo lento no tiene que circular pegado a la derecha, y puede/debe circular con arreglo a la Regla 1, aunque sea un vehículo lento, si hay razones de seguridad que lo desaconsejen. En ese caso, los demás conductores deberán adaptar su velocidad a la del vehículo lento.

En todo caso, es importante evitar la frase “más a la derecha que sea posible” y es preferible utilizar la de “más a la derecha que sea seguro.” La razón es que cuando el ciclista circula hacia la derecha lo hace para colaborar con la fluidez del tráfico, es decir, no se “aparta del medio” por razones de su propia seguridad. Por tanto, si concurren razones de seguridad que desaconsejan la posición hacia la derecha, el ciclista debe tener pleno derecho para poder recuperar una posición centrada en la calzada.

Propuesta de reforma de la “Regla de la Derecha Extrema”

La propuesta de reforma consistiría en lo siguiente:

1. Suprimir actual 175.1 y 175.2 del Borrador.

2. Nuevo artículo 175.1 [Regla General – Los ciclista circulan por cualquier espacio de la calzada, con sujeción a las mismas reglas que aplican al resto de vehículos].

Art. 175.1 “Los conductores de bicicletas circularán, como regla general, por la calzada y utilizarán el mismo carril que correspondería a un vehículo automóvil conforme a las reglas previstas en los artículos 29 a 35 de este Reglamento y demás disposiciones concordantes, pudiendo ocupar cualquier espacio de la calzada que precisen, según sea más conveniente para su seguridad y en función del destino previsto, con arreglo a las normas generales para el resto de vehículos.

“Las vías ciclistas (carril-bici, acera-bici, pista-bici etc.) en ningún caso serán de uso obligatorio para los conductores de bicicleta, que tienen derecho a optar por circular por la calzada igual que los conductores de cualquier otro vehículo, haciéndolo con arreglo a lo previsto en el presente Reglamento. Los municipios adaptarán sus ordenanzas municipales a lo anterior.”

3. Nuevo artículo 175.3 RGC [Regula la regla especial – Supuestos de circulación por la derecha de acuerdo con un nuevo artículo 36.1 del RGC que regula de forma general la circulación de “vehículos lentos”]:

Artículo 175 “3. Si un conductor de bicicleta circulase a una velocidad inferior a la velocidad normal del tráfico en un determinado momento y lugar, y no se diera ninguna de las circunstancias establecidas en el artículo 36.2, el conductor de bicicleta se posicionará con arreglo a lo dispuesto en el artículo 36.1 del RGC.”

Artículo 36. “1. Cualquier vehículo que circule a una velocidad inferior a la velocidad normal del tráfico en un determinado momento y lugar, deberá circular con arreglo a las siguientes regla, salvo que sea de aplicación lo dispuesto en el artículo 36.2 del RGC:
a) En vías con más de un carril en sentido de circulación, circulará por el carril situado más a la derecha, pudiendo ocupar el centro o cualquier espacio del citado carril.
 Igualmente, podrá optar por circular tan cerca como sea razonablemente seguro hacerlo, por el borde derecho de la calzada, o bien por el arcén de su derecha, siempre que fuera transitable y suficiente, y siempre que adoptar esta posición no entrañe peligro. La circulación por el arcén será obligatoria en vías con velocidad máxima señaladas superior a 90 km/hora.
b) En vías con un solo carril en sentido de circulación, circulará tan cerca como sea razonablemente seguro hacerlo, por el borde derecho de la calzada, o bien por el arcén de su derecha, siempre que fuera transitable y suficiente, y siempre que adoptar esta posición no entrañe peligro.
Las reglas establecidas en este apartado tienen por finalidad favorecer la fluidez del tráfico.

4. Nuevo artículo 36.2. : [Lista abierta de excepciones a la regla especial de circulación por la derecha – al no ser de aplicación la regla de circulación a la derecha, es de aplicación el artículo 175.1 del RGC]

Art. 36.2 Lo dispuesto en el apartado 1 anterior no será obligatorio para vehículos que circulen a velocidad inferior a la normal del tráfico en un determinado momento y lugar, entre otros, en los casos siguientes:

a) Cuando su velocidad deje de ser inferior a la del resto del tráfico.
b) Cuando sea necesario que el conductor del vehículo se posicione en otro lugar de la vía en función del destino previsto.
c) Para preparar o ejecutar un cambio de carril a la izquierda.
d) Para preparar o ejecutar un giro a la izquierda
e) Al aproximarse a un lugar de la vía en el que esté permitido el giro a la derecha, o a un lugar de la vía que se convierta en carril de giro obligatorio, o a una glorieta.
f) Para preparar o ejecutar un adelantamiento a otro vehículo que circule en la misma dirección.
g) Para anticipar y evitar circunstancias diversas de riesgo, tales como obstáculos fijos o en movimiento, firmes en mal estado, vehículos aparcados o en marcha, peatones, animales, y otras similares.
h) En vías de un solo carril por sentido, en el caso de que, debido a un insuficiente ancho de la vía, o a otras circunstancias, no sea seguro que el vehículo más lento sea adelantado por otro vehículo de forma segura utilizando el mismo carril y dejando el espacio lateral de seguridad exigible en función de la velocidad,
i) En vías de un solo carril por sentido, en las mismas circunstancias señaladas en el apartado anterior, si no fuera razonablemente seguro que el conductor del vehículo lento circule en paralelo con otro vehículo automóvil compartiendo el mismo carril y sentido de circulación.
j) En el caso de conductores de bicicleta, en los descensos prolongados con curvas, cuando sea conveniente por razones de seguridad.
k) En cualquier otra circunstancia que justifique, por razones de seguridad, que el conductor del vehículo más lento no circule por el borde derecho de la vía o por el arcén.
Cuando resulten de aplicación estas excepciones a conductores de bicicletas, el posicionamiento se determinará de acuerdo con las reglas establecidas en el apartado 175.1 del RGC.Las excepciones establecidas en este apartado se establecen por razones de seguridad vial, y por tanto prevalecen en todo caso sobre las reglas del apartado 36.1 establecidas por razones de fluidez del tráfico.”

 

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s