Una viga en el ojo

Cuando la paja en el ojo ajeno no deja ver el carril-bici en el propio.

Por un convenio no escrito solemos decir que España lleva 20 años de retraso en ciertas materias. Podría ser más pero elijo 20 años por ser número redondo y por que coincide con algunas experiencias vitales personales. Coincide con la militarización del espacio de algunas ciudades alemanas (entre ellas la ciudad de la que soy natural) y con mi puntual colaboración con algunos grupos y asociaciones ciclistas de ámbito urbano, (en Madrid había colaborado anteriormente con Pedalibre) y fue puntual porque el discurso del ¡carril-bici ya! deslustraba demasiados proyectos e intenciones. Por un lado estaba viviendo alarmado como se complicaba hasta el infinito la circulación ciclista en mi ciudad natal con una fiebre segregacionista inusitada y por otro lado como se pedía eso mismo para las ciudades españolas. Con la cantidad de trabajo que había que hacer en favor de la bicicleta como medio de transporte me resultaba tan absurdo exigir la segregación y un aparheid ciclista que acabé por dejar el tema, que te saltasen a la yugular cada vez que cuestionaba la segregación en las ciudades resultaba bastante desagradable.

Lo triste, es que veintipico años después no hemos avanzado, por contra se han radicalizado las posturas y nuestros intentos de sacar un debate que antes de comenzar se ha estancado en lo superficial.  Si por radical se entiende ser tajantes contra el extremismo del carril-bici a toda costa y de segregar por que sí, y ser ambiguamente radical es la actitud más cómoda para quienes montar en bici otorga una especie de divinidad y como somos divinos y nos lo merecemos hay que vertebrar las ciudades para una minoría sin cuestionarnos nada. A título personal defiendo el peatón por encima de todo, pues como peatones somos los principales damnificados ante cualquier segregación, primero la realizada a principio del s.XX en aceras para favorecer al automóvil y posteriormente la realizada con el tráfico ciclista para que no estorbase al automóvil, anzuelo que ha devorado con ansia cualquiera que por montar en bici se comporta con el fanatismo propio de los que defienden a dolor los colores de un equipo de furbol.

Siete años lleva funcionando Ciudad Ciclista, que nació como un espacio de reflexión ante la burbuja de especulación carrilbicista que se nos venía encima, con más de 1200 entradas publicadas en el blog. Algunas entradas han tenido un componente provocador importante, sea para desperezar al lector y obligarle a pensar por sí mismo o por escarnio de medidas que basadas en una fe absoluta en la segregación han ido embruteciendo la circulación de las bicis por las ciudades, transformando algo que debería ser natural y sencillo en un tortuoso y complicado camino. Es absurdo formular que esta forma de crítica, invalida el grueso de propuestas y análisis cuyo objetivo es cuestionar y ofrecer unas herramientas con las que enfrentarnos a un pensamiento unilateral que penaliza a ciclistas y a peatones, ¡¡¡HAY VIDA FUERA DEL CARRI-BICI!!! y, las infraestructuras para favorecer la movilidad ciclista no se reducen a la segregación ni a los carriles-bici. Al ¡CARRIL-BICI YA! como única corriente, desde hace unos años se ha sumado la entelequia de la pacificación sin más, sin pararse a pensar que es un arma de doble filo si no se interviene el espacio urbano haciendo lo contrario a segregar que es reservar y priorizar en las vías en primer lugar al tráfico peatonal y luego al resto, esto no exige la separación del tráfico por tipo de vehículos y en muchos casos ni por carecer de vehículo. Sin olvidar solucionar el gravísimo problema de la dispersión territorial y el abandono del centro en favor de las periferias subvencionando esa dispersión con autovías, autopistas y transporte público.

No es menos cierto que también hemos tenido bastante paciencia ante ataques indiscriminados, en algún caso personales y que no se reducen al simple hecho de haber escrito en Ciudad Ciclista ni a la red. Los que participamos por aquí seguimos trabajando en nuestras respectivas asociaciones, clubs, grupos ciclistas, escuelas,… y que nada tienen que ver con Ciudad Ciclista. No deja por ello de sorprender la obsesión que tienen algunos con Ciudad Ciclista, para quienes debe ser la horda del mal en internet, y van desde acusar a Ciudad Ciclista de adoctrinar a Eneko,…

 http://bicicletasciudadesviajes.blogspot.com/2013/01/senoras-y-senores-de-la-mesa-nacional.html

Cuidado anónimo, igual aparece la nave espacial de Ciudad Ciclista y te abduce,… XP
 

Al ¡Joder por joder! que han espetado ciertas personas del ciclismo deportivo, que según ellos son ciclistas urbanos también, por decir algunas cosas sin pelos en la lengua y es que debe ser culpa de las opiniones vertidas en Ciudad Ciclista que a una manifestación organizada el pasado diciembre y mal planteada desde el principio solo acudieran un centenar de ciclistas. Muchos de nosotros somos de la opinión que cualquier acción en favor de la seguridad vial debe ser enfocada desde y para todos los actores de las vías, no solo para ciclistas. Muchos automovilistas son ciclistas y todos somos peatones en algún momento.

O ya en la más absoluta manipulación, ondeando la bandera del carril-bici como algo moderno y funcional si se aplica en las grandes avenidas arraigados con fuerza en los postulados de hace 20 años, un vigoroso movimiento entumecido en la primera casilla por su inercia segregacionista. Debe ser mucha la frustración y el odio para compararse con un ave que genera tantos problemas de salud pública en las ciudades, en vez de una paloma yo hubiera elegido un estornino que tienen la capacidad de paralizar y alterar el tráfico de una ciudad, fundamentalmente el tráfico peatonal. Respecto a la comparación con los halcones por favor, dado que en ningún momento ha habido debate quizás alguno soportaríamos la comparación con un grajo, un pájaro de mal agüero, heraldo de los malos presagios… XD

http://www.palmaenbici.com/?p=3081

De este roznido merece la pena comentar lo referente al ciclismo vehicular, el resto en una búsqueda rápida por el blog se encuentra  y como las estadísticas la única realidad que ofrece es la de encuestas en favor de quienes las interpretan y no tienen en cuentan el factor clave que supone el resto de los actores de las vías, a poco que analices los datos de accidentes con ciclistas en casco urbano de la DGT el resultado es demoledor, los atropellos en casco urbano de ciclistas en la calzada por alcance desde atrás (eliminarlos es la falsa premisa de la que parte la segregación) son escasos en comparación con el resto de accidentes de ciclistas, ya solo las muertes ocurridas a cicleatones y circulando en un carril-bici son mayoría. El resto del comentario es en palabras de SuperKaos, a causa de mi desconocimiento de John Forrester (solo he leído un artículo sobre él hace un par de años) ya que estoy convencido que con sentido crítico y sentido común se puede alcanzar las mismas conclusiones, como lo demuestran las numerosas voces que abogan por una reducción del tráfico motorizado en las ciudades sin militarizar sus calles con segregación:

* “ciclistas de caracter más agresivo que se openen frontalmente a los carriles bici y a medidas de pacificación del tráfico proponiendo como “alternativa” el aprendizaje de una técnica de circulación denominada Vehicular Cycling y la proliferación de “bici-escuelas”
 
 
Esta frase demuestra que el autor del artículo desconoce en qué consiste el ciclismo vehicular ni los motivos por los que se puede criticar la pacificación del tráfico. Sigue tomando partido al calificar de “más agresivos” a los que se oponen a los carriles bici y a la pacificación del tráfico. ¿Tiene sentido calificar de más agresivos a aquellos que circulan de forma cooperativa? ¿Por qué? el autor no lo explica, el lector debe asumir sin pensar que es así. No se explica nada, lo único que se hace es intentar pintar una caricatura del vehicular una especie de rambo sobre ruedas.
 
 El decir que los vehiculares promueven una alternativa es desconocer la realidad, los ciclistas vehiculares llevan un siglo circulando de esa manera. Es mentira que lo inventara John Forester en los años 70, como se dice más abajo en el artículo. Ni siquiera él utilizaba el término ciclismo vehicular, este es un término más moderno. Por lo tanto no es ninguna alternativa lo que promueven, es la forma más segura que se conoce de circular en bici. Los que promueven alternativas son los carrilbicistas y hasta ahora no han demostrado que sea mejor que la manera que se ha hecho siempre.
 
 Las críticas de los vehiculares al calmado del tráfico son que introducen obstaculos también para los ciclistas. Un ejemplo son los badenes o bandas reductoras de velocidad, pero hay más. Estos obstaculos en concreto además de hacer menos práctica la bicicleta porque reduce su velocidad también son peligrosos porque pueden producir desvios de la rueda delantera y tirarle a uno al suelo. Hay más ejemplos de medidas de calmado del tráfico peligrosas e inconvenientes para ciclistas.
 
* “Pero con su rechazo frontal a todo carril bici se han pasado de frenada, abandonando el debate técnico para una generalización totalmente innecesaria. Un nuevo mantra que siguen con fe cuasi-religiosa.”
 
 De nuevo, esto es incorrecto, ni siquiera Forester se opone a todo carril bici. Por ejemplo, una vía que atraviesa un parque y sirve de atajo no supone ningún problema para los ciclistas vehiculares. O una vía de servicio que sirve para sortear un nudo de autopistas. El problema como si dicen correctamente son los carriles que contradicen los principios
del tráfico, necesarios precisamente para la cooperación ¿Pero es que alguien en su sano juicio promovería viales que contradicen estos principios? Algo así sería automaticamente un punto negro de nuestras carreteras. Este argumento de nuevo demuestra el partidismo del autor del artículo, intentando poner en boca de los vehiculares algo que no han dicho para luego criticarles.

 

Anuncios

4 comments

  1. No sé si te refieres en tu entrada a la poca gente en que hubo en la concentración de plaza de Castilla en Madrid que se hizo tras la muerte de I. Lejarreta.

    Si es eso ¿ qué tienen que ver las opiniones de este blog con ese acto?

    No veo la conexión…

    Me gusta

    1. No sé si te refieres en tu entrada a la poca gente en que hubo en la concentración de plaza de Castilla en Madrid que se hizo tras la muerte de I. Lejarreta.

      Si es eso ¿ qué tienen que ver las opiniones de este blog con ese acto?

      No veo la conexión…

      Lo cierto es que no hay conexión salvo que conozco personalmente a los que promovieron esa concentración y tienden a llegar a conclusiones muy raras viendo fantasmas donde no hay. Independientemente a lo que me dijesen hay algún comentario en esa linea como el de Eva en la entrada que hiciste del vídeo de dando el cante por Sevilla o alguna puya por ahí.
      Las busco y te las envío.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s