Deprimente

 

Circular en bici por el carril-bici, con sensación de seguridad hasta desaparecer debajo de un camión

¿Os suena de algo esta foto?

Sí, ya sé que es deprimente.  Deprimente, sobre todo por lo previsible.

Continúa – imparable – el reguero de ciclistas muertos en esa máquina de triturar ciclistas que llaman carril-bici urbano.

Otra vez en una intersección. Otra vez con un camión. Esta vez en Montreal, el pasado 24 de julio.

Y es que, como en una pesadilla siniestra que se repite una y otra vez, vuelve el mismo patrón de muerte estúpida y evitable, muerte que ha sido perfectamente diseñada y prefabricada por la necedad de los carrilbicistas, y ante el que los carrilbicistas carecen de respuestas inteligibles.

El desastre carrilbicista de Montreal ya fue denunciado en Ciudad Ciclista en su día.

Si leemos la crónica de este suceso en particular, nos encontramos con los mismos detalles pavorosos de otros accidentes. Por ejemplo, que (como otras veces) tanto el ciclista como el conductor del camión circulaban correctamente, dado que ambos tenían su respectivo semáforo en verde. Asimismo, nos confirma que, sobre el papel, el ciclista “tenía la prioridad”, una “prioridad” artificial y de corte carrilbicista cuya estación término, como ha quedado comprobado, es la tragedia. 

“Both the cyclist and the truck had a green light, the police spokesperson said.

However, he added, because the cyclist was proceeding in a straight line “he had the right of way.”

No menos alucinante resulta la sensación de sorpresa ante lo sucedido. Aparentemente, nadie entiende – o no quiere entender – lo que ha pasado: 

Investigators “are still trying to understand exactly what happened.”

En el blog de John S. Allen podemos encontrar algunos comentarios adicionales. Y sobre todo esta foto, que muestra el lugar del accidente, y en la que podemos observar lo de siempre: la calle trivial y el problema inexistente que los carrilbicistas han venido a “solucionar”:

 

Anuncios

One comment

  1. Muy buena la analogía de la piscina de chapotear de goma de John Allen que he leido siguiendo el enlace a su blog. En Canadá llevan 65 años enseñando a la gente a nadar con un programa de la Cruz Roja (http://www.redcross.ca/article.asp?id=000881). Sería el equivalente al programa americano de Effective Cycling (Ciclismo efectivo) que enseña ciclismo vehícular pero orientado a la natación. Nadie en su sano juicio diría que los de la Cruz Roja son una panda de elitistas y que es peligroso construir piscinas profundas y grandes y que lo seguro y efectivo para nadar es utilizar piscinas de esas de goma redondas como las que utilizan los niños para chapotear. Y sin embargo justamente eso es lo que sucede con los proponentes del ciclismo vehicular, se les tilda de elitistas y se piden infraestructuras que son el equivalente a las piscinas de goma. Es decir, se trata a los ciclistas adultos como niños, y claro no ayuda nada el hecho de que la mayoría de ellos dejaron de usar la bici cuando eran niños.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s