Accidentes en aceras y carriles-bici: Los errores de la política ciclista en Zaragoza

No es una novedad tener noticias de Zaragoza de ciclistas atropellados en las intersecciones de los carriles-bici o en los pasos de peatones tras circular por la acera. Una consecuencia de la equivocada política de promoción del uso de la bici en esta ciudad, basada en el carril-bici urbano.

En este sentido, esta semana tenemos cuatro noticias negativas de la misma ciudad(El periódico de Aragón, 13 junio 2012 y Heraldo, 15 junio 2012)

Un ciclista se da a la fuga tras atropellar a una mujer de 53 años que bajaba en la parada de la línea 34 del autobús urbano  situada en el paseo Sagasta número 11. Después de esto, todavía habrá gente que defenderá el uso de la bici por la acera, aunque no exista la suficiente visibilidad y espacio para que las bicicletas circulen a una velocidad superior a un peatón.

Por otro lado, dos ciclistas de 31 y 14 años resultaron heridos al caer al suelo tras colisionar cuando circulaban en paralelo por el carril bici de Ronda Hispanidad a su paso por Torrero. Algunos piensan todavía que la anchura de los carriles-bici es lo mejor que les ha pasado en la vida…

Y, si con esto no teníamos bastante, la Audiencia ha ratificado esta semana la sentencia que absolvió a una ciclista que arrolló a una peatona al circular en sentido prohibido.

En este clima de crispación no es de extrañar el conflicto que se produjo el 15 de junio (Heraldo). Un conductor de una furgoneta derribó a un ciclita que circulaba por el carril-bici (intersección entre la calle Santander y la calle José Antonio Clavé) y después bajó de su vehículo con la intención de agredirle, provocándole un corte en la ceja.

Solo sabemos que el ciclista pasaba en verde, pero no sabemos si el semáforo para la furgoneta también estaba en verde. No tenemos más datos para saber si el ciclista circulaba por José Antonio Clavé y continuó recto interfiriendo en la trayectoria de los vehículos que giran a la derecha (accidente provocado por la posición en la que coloca el carril-bici al ciclista); o si el ciclista circulaba por la acera-bici para cruzar la calle Escoriaza y Fabro por el paso de peatones (verde acera-bici, ámbar vehículos de la calzada) donde el atropello estaría ocasionado porque el ciclista cruza el paso de peatones a una velocidad superior a los peatones con lo que aparece repentinamente en el campo visual de los conductores que circulan por la calzada que no lo ven hasta que se desparrama sobre la carrocería de su vehículo. No es de extrañar (si hubiera ocurrido alguno de estos dos casos) el enfado del conductor de la furgoneta por el susto que le provocó un ciclista caído sobre él, como si de un meteorito se tratara, sin darse ni cuenta. Aunque, el que debería haber recibido tal agresión debería haber sido el responsable o los responsables de tales políticas en el Ayuntamiento y en la sociedad civil organizada de esta ciudad que lo ha apoyado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s