Querido Papá Noel…. quiero un curso para aprender a conducir la bicicleta

Querido Papá Noel,

en primer lugar, quiero agradecerte sinceramente que, aunque estés muy ocupado repartiendo regalos, te hayas acordado de los míos en estos últimos años.

Hace dos años me trajiste la bicicleta. Pero como leía en los periódicos a los portavoces de los grupos ciclistas de mi ciudad diciendo que era muy peligroso usarla, preferí dejarla aparcada hasta que, como ellos decían, Papá Noel nos resolviera el problema de la falta de un lugar por donde circular. Y así, continué yendo a pie y/o en bus a mis destinos cotidianos.

El año pasado, después de los 20 años que lleva el presidente de la asociación de ciclistas urbanos de mi ciudad enviándote cartas, por fin el Ayuntamiento pescó una cuantiosa subvención procendente de la Unión Europea y que repartía el gobierno autonómico. Nada más y nada menos que 100.000 euros por cada kilómetro de carril-bici urbano. Gracias a ti, Papá Noel, el concejal de movilidad obtuvo 7.000.000 euros con el que pudo pagar a su amigo, el técnico de movilidad del Ayuntamiento que, al mismo tiempo y junto al vicepresidente de la asociación de ciclistas urbanos, tiene una empresa de diseño de carriles-bici. También pagó a la constructora que se encarga de ejecutarlo, que en esta época está la pobre con poco que hacer.

Así que, durante este último año (aunque no sin problemas debido a las quejas de las asociaciones de vecinos porque se estaban destruyendo multitud de aceras), por fin he podido circular en bici por mi ciudad, por los 70 Km de carril-bici que han construido.

Sin embargo, noto que algo falla en este regalo: El carril-bici no llega a todos los sitios y cuando acaba he de continuar mi trayecto por la acera, no sin los enfados de los peatones; he sufrido un par de sustos en algunas intersecciones debido a que los coches giran a la derecha interfiriendo mi trayectoria, cuando el carril-bici sigue recto; vi como al ciclista que circulaba delante de mi lo atropellaban en un paso de peatones; me estampé contra una farola debido a que un niño salió tras una cabina de la ONCE repentinamente; me choqué contra un ciclista que venía de frente al esquivar la apertura de una puerta de un coche aparcado; he notado como me rozaba la oreja un camión cuando me adelantaba; la vía está colapsada en horas punta y no hay manera de adelantar a los ciclistas que llevo delante, si es que no me tiran cuando algunos fitipaldis me rebasan a toda pastilla; etc. En definitiva, he comprobado que yendo a pie o en bus llego antes a mis destinos.

Ahora que en los últimos días he vuelvo a ir a pie tengo bronca diaria con los ciclistas que circulan por las aceras, desde que a mi madre la tiraron al suelo y le rompieron la cadera.

Perdona que te moleste con toda esta historia. No es que ya no me gusten las bicicletas sino que, como decía mi amigo de la asociación de ciclistas, son un peligro…

Sin embargo, sigo teniendo la ilusión de poder usar la bici y, últimamente, he ido observado a gente que va en bici que parece que fluyen en el tráfico, sin usar aceras ni carriles-bici. Al principio pensé que eran unos locos… Incluso que quizá la bici que les regalaste a ellos era mejor que la mía. Pero, no es así. Quiero circular en bici por la calzada como ellos hacen, sin problemas.

Papá Noel, predona que ya no haga caso a tu último regalo. Sé que era un regalo muy caro y deseado, pero ya soy mayor y lo que realmente me es necesario es un curso para aprender a conducir la bici en condiciones de seguridad por la calzada.

Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s