¿Dónde acabará todo esto?

COPIADO DE: Bicicletas, ciudades, viajes… (5 abril 2011)

Hay quienes defienden que a la hora de circular en bicicleta en nuestras ciudades automovilísticas la inmensa mayoría ya ha elegido por dónde va a hacerlo: por las aceras.

No sé en las demás, en la mía es una realidad. El mayor problema de ésto no es quizá el tráfico ciclista en las aceras. El problema es que todos lo empezamos a ver con naturalidad. ¿Los responsables? Las personas, por supuesto. Que se empeñan en ello. Nada que reprochar a los técnicos municipales de la ordenación circulatoria, ni mucho menos a los políticos. Nada.

Nada de eso tiene que ver con el marcaje y la señalización de parques y aceras como espacios de circulacion (obligatoria).

Nada, tampoco, se debe a la continuidad ganada a base de puro enfrentamiento “integrador” en los lugares comprometidos.

 

 

Nada se le puede asignar al hecho de que las bicicletas públicas estén instaladas en aceras.

Tampoco hay que relacionarlo con que ningún aparcabicis esté instalado en otro sitio que no sea un espacio peatonal.

Ninguna de estas actuaciones son responsabilidad de nadie más que de los que se empeñan en utilizar sus bicicletas por las aceras. Pedirles cuentas a ellos.

Yo particularmente me estoy acostumbrando a ello y me aparto cuando veo venir “huno” de estos, que no son capaces de descabalgar ni aunque la acera esté abarrotada.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s