Aprender a andar con la bicicleta… en la mano

COPIADO DE: Bicicletas, ciudades, viajes…  (3 enero 2011)

No, no. No es un curso para aprender a montar en bici. Lo siento. Creo que eso no se puede hacer leyendo sino practicando. Aprendiendo el equilibrio, siguiendo una línea, soltando una mano y luego la otra sin perder el rumbo, girándose sin desorientarse, posicionándose, señalizando, mejorando las trazadas, cediendo, observando a los demás, anticipándose, parando… circulando. Relacionándose.

Es a este punto al que quería llegar. Necesitamos saber para qué sirve la bicicleta y para qué no. Necesitamos aprender dónde funciona y dónde no. Necesitamos saber cuándo hay que ir montando en bicicleta y cuándo no. Y es aquí donde tenemos mucho que aprender. Todos. Tenemos que aprender a relacionarnos y a relativizar.

A mí me costó mucho darme cuenta de que la bicicleta no vale para todo y no debe circular por todos los sitios impunemente. Y no precisamente porque haya una norma que lo prohíba. No. Es más una cuestión de respeto, de libertad y de oportunidad. Me costó bajarme de la bicicleta cuando acompañaba a alguien que iba andando a mi lado. Y me sigue costando. Pero creo que mejora mucho la relación.

A veces nos ponemos muy tontos, intentando circular por espacios prácticamente intransitables

Por no bajarnos. A veces queremos forzar el puerta a puerta hasta el último metro. Y no nos damos cuenta de que vamos haciendo el ridículo. Nos aferramos a conquistas históricas (ahora a los ciclistas se les reconoce el derecho a andar por determinados espacios peatonales) o a nuevas fórmulas posibilistas de convivencia en las aceras (absolutamente desafortunadas) y vamos infringiendo nuestros derechos a los demás.

Y no nos damos cuenta de lo fácil que es desmontar

A mi me costó desmontar de la bicicleta cuando en las zonas peatonales por donde circulaba había demasiada gente. Y sin embargo, cuando lo empecé a hacer, me di cuenta de que avanzaba más rápido y agredía menos a los demás.

Ahora lo hago cada vez más habitualmente y os puedo asegurar que funciona. Me gusta. Me da la razón. Me ayuda a entenderme. Y a entender a los demás. Me quedo con muchos detalles. Puedo ver los escaparates y comentarlos. Me puedo parar. Y luego me puedo montar otra vez en la bici y seguir mi marcha.

Creo que no soy el único que lo hace. Aunque creo también que la mayoría de los que lo practican son chicas. Ellas sabrán.

2 comments

  1. Yo también descubrí que podía bajarme de la bici y convertirme en peatón hace poco (eso que llevo más de 30 años usando la bici). Eso me da pie a disponer de toda la ciudad para desplazarme; la calzada por la que me muevo rápidamente y las zonas peatonales por las que poder pasear tranquilamente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s