Un paso adelante, dos atrás

TEXTO COPIADO DE: Bicicletas, ciudades, viajes (19 febrero 2011)

Ya está anunciado. Lo hizo Pere Navarro, el flamante Director General de la DGT, en la inauguración de las II Encuentro de Ciudades para la Seguridad Vial, organizado por ellos en colaboración con la Federación Española de Municipios y Provincias y celebrado en Córdoba esta semana, y lo subrayó Ramón Ledesma, Subdirector General de Ordenación Normativa de la misma entidad.

La DGT va a entrar a regular el caos normativo que aqueja la circulación de las bicicletas en la ciudad. Y lo va a hacer para promocionar el uso de la bicicleta como vehículo prioritario en medio urbano.

La “buena nueva” ha generado un auténtico revuelo mediático, también en las redes sociales. La euforia se ha apoderado del ciberespacio y las reacciones en cadena no se han hecho esperar. La actividad ha sido frenética. ¡Por fin! Todos lo estábamos esperando… y ha llegado.

Sin embargo, esta noticia, que ya había sido anticipada por ambos directivos en el pasado Congreso de la Bicicleta de Lleida, trae dos medidas contradictorias:

Limitar la velocidad a 30 kms/hora en las calles de un carril por sentido y en las que se va a recomendar a los ciclistas circular por el centro del carril

y
Permitir a los ciclistas circular por aceras de más de 3 metros siempre que lo hagan guardando una distancia de seguridad mínima de 1 metro de las fachadas

Si bien lo primero representa un paso adelante en la ordenación del tráfico urbano y en el reconocimiento de la circulación ciclista en calzada, a pesar de que aún no sabemos si la recomendación al ciclista de ocupar un carril va a ser extensible a todo el viario, la segunda gran medida tiene unas consecuencias terribles. Por un lado condiciona el libre tránsito de los peatones por su espacio natural, hasta ahora no regulado, incorporando vehículos en dos direcciones en el mismo. Pero lo que es peor: normaliza la circulación incondicional de las bicicletas por las aceras. Un auténtico disparate.

Esta es una decisión que se me antoja crucial en la más que cuestionable trayectoria acelerada de este país hacia un nuevo estilo de movilidad. Está claro que hemos perdido la perspectiva debido al paréntesis que hemos sufrido al discriminar y casi abandonar el uso de la bicicleta durante las últimas cinco décadas, pero eso no nos da derecho a ponernos en ridículo delante de todo el mundo cuando queremos rehabilitarla. La generación que nos gobierna (y no me refiero sólo a los pobres políticos) no tiene a la bicicleta en su universo, porque la recuerda con ojos infantiles. Han dejado de usarla y, ahora que se les encarga recuperarla a toda prisa, les da miedo recomendar a la gente circular en lo que es su espacio natural: el tráfico. Su Tráfico.

No quiero insistir más en argumentos que he repetido hasta la saciedad.

Creer que la mejor forma de fomentar el uso de la bicicleta en un país de arraigada cultura peatonal es hacerlo discriminando a los peatones es un error histórico, incluso si se plantea como una medida provisional.
No hacen falta más bicicletas en nuestras ciudades, hacen falta menos coches

Si no nos damos cuenta de esto, podremos estar incrementando el número de ciclistas a costa de reducir el de peatones y además, en esa conquista, estaremos legitimando la circulación de bicicletas en las aceras y desnaturalizando su circulación en la calzada, para beneficio de los automovilistas.

Es necesario despertar a este hecho y reconocer de una vez por todas qué es lo que pretendemos, porque si no los Señores del Tráfico nos van a desahuciar a ciclistas y peatones de un plumazo, sumiéndonos en una guerra fratricida sin precedentes en la historia. Y además lo van a hacer legitimados y bendecidos por parte del colectivo ciclista, en su ceguera colaboracionista, que sólo persigue incrementar el número de bicicletas y símbolos bici a cualquier precio, caiga quien caiga.

Todavía estamos a tiempo de reconducir este desastre. Desde aquí apelo al sentido común de ConBici, cuya asamblea se reúne el próximo fin de semana en Donostia, para que reflexionen sobre ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s