El carril-bici urbano, una ratonera

En el foro de Granabike, durante el intercambio de experiencias respecto al uso de la bicicleta reclinada, concretamente respecto a que circular con ellas convierte al ciclista en un centro de atención, encontré una intervención interesante (enero 2011) respecto a la falsa seguridad que proporciona un carril-bici urbano, en concreto relacionada con la anchura insuficiente que presentan estas infraestructuras de doble sentido de circulación para esquivar obstáculos inesperados.

(…) 7 de enero. Media mañana. Carril bici. Padre con dos retoños, todos estrenando bici. Los tres en fila. El primer niño se para al verme venir. El padre -que le sigue- también me mira a mi y no ve que el primero ha frenado. Lo golpea por detrás y caen los dos. El otro chiquillo va el tercero y no se ha enterado de nada y mirándome a mi se estrella contra su padre y su hermano. Yo vengo de frente y si no clavo el freno se me caen encima. Me quedo mirando al padre y este me dice: es que te estaba mirando !! Todo esto en escasos dos segundos y cuatro metros de recorrido. (…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s