[Sevilla] Sentencia del Tribunal Supremo: Extraña sentencia

COPIADO DE: Prismas Hispalenses (24 nov. 2010)

Diario de Sevilla hizo pública ayer la sentencia del Tribunal Supremo en la que se da cobertura legal a la totalidad de la Ordenanza de Peatones y Ciclistas elaborada por el Ayuntamiento de Sevilla. Ello tras la sentencia previa del TSJA que anulaba el anexo y varios artículos de la citada norma a partir de los recursos judiciales presentados por diversas entidades de la ciudad, en los que, entre otros temas, se recurría que los ciclistas pudieran circular por espacios peatonales.

La sentencia me parece sorprendente, ya que a pesar de los titulares que hemos podido leer en distintos medios digitales, no puede deducirse de la misma que peatones y ciclistas deban compartir espacios, dicho de otra manera, el TS no considera que la ordenanza municipal vulnere la normativa estatal de tráfico en la que se prohíbe la circulación de cualquier clase de vehículo (la bicicleta lo es) por espacios peatonales.

El siguiente párrafo de la sentencia del Supremo resulta esclarecedor:

De esta forma, al acotar un espacio lateral o parte de las aceras que antes era del exclusivo uso de los peatones para que puedan circular por un nuevo pasillo las bicicletas, no se conculcó con esta delimitación la zona peatonal, pues, aunque pueda quedar un poco reducida, en modo alguno significa que se deba compartir el paso de los peatones y el de los ciclistas, ya que para ello, se establece en los artículos anulados una zona específica para el carril-bici, que por ello, necesariamente deja de ser peatonal.

Es decir, lo que la sentencia permite es que una acera se modifique para convertir parte de ella en carril bici, con lo que el tramo modificado ya no tendría consideración de espacio peatonal. Sin embargo, en los puntos de la ordenanza objeto de disputa se habla bien a las claras de que peatón y ciclista compartan aceras de más de cinco metros de ancho y otros espacios peatonales.

No soy abogado, pero me parece que algo falla en todo este asunto, da la sensación de que algo no han entendido bien los señores del TS o bien que los jueces del TSJA no han sabido hacer una defensa coherente de sus postulados, leyendo el siguiente párrafo me inclino por lo segundo:

Habida cuenta de que la sentencia recurrida para anular los artículos 16, 40, 41 y 44 de la Ordenanza impugnada y parte del Anexo de ésta que define los itinerarios ciclistas señalizados en zonas peatonales como: “Espacio acondicionado para la circulación de bicicletas en una zona peatonal y que debe de disponer de señalización horizontal o vertical o ambas. En estos itinerarios tiene preferencia el peatón…”, por considerar que tales itinerarios contradicen la definición del Anexo 56 del Real Decreto Legislativo 339/1990, “Zona peatonal: Parte de la vía, elevada o delimitada de otra forma, reservada a la circulación de peatones. Se incluye en esta definición la acera, el andén y el paseo.”

Nuevamente la misma reflexión, el TS considera que el TSJA parte de una premisa errónea, ya que si dichos espacios están acondicionados para la circulación de bicicletas pierden la consideración de zona peatonal.

En cualquier caso habrá nuevas sentencias del TS para responder a los distintos recursos, es de esperar que en ellas se aclare esta ambigüedad, no resulta muy lógico que se legalice la totalidad de la ordenanza y al mismo tiempo el TS afirme con claridad que peatones y ciclistas en modo alguno tengan que compartir espacios.

Resulta lamentable lo que está sucediendo en nuestra ciudad, nuestro Ayuntamiento no parece conforme con haber construido la intemerata de kilómetros de carriles bici (en muchos casos chapuceros y con recorridos aberrantes) sino que además quiere que los ciclistas puedan circular por aceras y calles peatonales subidos a sus bicicletas, así que en nombre de todos los sevillanos (ciclistas o no) decidió presentar un recurso de casación ante el Supremo tras las sentencias del TSJA.

En esta sección sobre la Sevilla Peatonal he hablado varias veces de este tema, estoy absolutamente a favor de potenciar el uso de transportes no contaminantes como es la bicicleta, es más, me encanta la bicicleta. Con lo que en ningún caso estoy de acuerdo es que esto tenga que hacerse a costa de los peatones, ni en los recorridos de los carriles bici ni mucho menos con el uso de las aceras. No olvidemos que peatones somos todos. Pienso que lo adecuado hubiera sido mediante una discriminación positiva del ciclista en la calzada, reequilibrando el espacio público dedicado al transporte, ya que en toda esta historia se presenta a la bici como alternativa al transporte motorizado, no al peatón:

Es más razonable que las ciudades integren a los ciclistas en el tráfico. La bicicleta es legalmente un vehículo y tiene derecho a su espacio en la calzada. Ciclistas y demás conductores tienen derechos y obligaciones similares y deben convivir civilizadamente. No agradecemos que se nos segregue en carriles-bici para darnos falsas sensaciones de seguridad y para eximir a los automovilistas de su obligación de circular por debajo de los límites de velocidad y de aceptarnos con naturalidad en la calzada. No es una utopía, ideas similares triunfan en ciudades como Londres y están marcando la tendencia ciclista en la red. (Ciudad Ciclista)

Caminar y pasear tranquilamente por Sevilla cada vez es más complicado, a los habituales problemas de coches y motos aparcados en las aceras, contenedores desparramados, cacas de perros y aceras destrozadas, ha venido a sumarse otra dificultad: una bicicleta puede cruzarse en nuestro camino del modo más insospechado, porque gracias a los que mandan en el Ayuntamiento los ciclistas tienen barra libre para hacer lo que les dé la real gana (realidad de una normativa que no se hace cumplir). Ya no es sólo el hecho de tener un encontronazo con un ciclista, sino el continuo estado de alerta que suscita en el peatón esta posibilidad, ¿es esta la ciudad de las personas? ¿por qué hay que promocionar el uso de la bici a costa de los peatones? ¿cuál es el imperioso motivo que lo exige?

Porque no creo que sea sólo un problema de educación, sino de adecuación, y a mi modo de ver carece de sentido que un vehículo (que como tal requiere otra velocidad distinta a la del peatón) utilice los mismos espacios para desplazarse. Ni siquiera planteándolo como algo excepcional y en determinados casos (casuística absurda a mi modo de ver), está evitando que la conducta de subirse a las aceras (cualquier acera independientemente de su tamaño) se generalice. Sinceramente, no me parece una convivencia posible ni deseable, pensemos en los niños (imprevisibles), en las personas mayores y en aquellas con alguna discapacidad. En suma, en cualquiera de nosotros que quiera pasear relajadamente. El ciclista tenderá siempre a optimizar el uso de su vehículo, la experiencia y la realidad del día a día en nuestra ciudad resulta bastante terca…

Sin embargo, y en un alarde de “coherencia”, nuestros munícipes han firmado la Carta Internacional del Caminar, en la que podemos leer lo siguiente:

Asegurarse de que las facilidades para ciclistas y otros modos de transporte autónomo sostenibles no comprometan la seguridad o comodidad de los peatones.

Los poderes públicos deben atender primero al elemento más frágil, que al mismo tiempo es el más numeroso en las ciudades, el peatón. Dar facilidades para desplazarse andando y disfrutar de nuestra ciudad. Las aceras, plazas y demás zonas peatonales no son sólo espacios circulatorios o de tránsito, sino que su principal virtud es ser espacios de convivencia y socialización que este tipo de políticas está deteriorando. Es una lástima que las asociaciones ciclistas de Sevilla carezcan de la mentalidad que puede apreciarse en lugares como Melilla o Granada, por poner dos ejemplos de muchos otros, y no sólo en España…

Poner carriles bici a troche y moche y encima permitir que los ciclistas vayan por las aceras ha dado pie a una situación de auténtica anarquía, donde la educación vial de los ciclistas brilla por su ausencia en la mayoría de las ocasiones, destrozando la imagen del ciclista urbano de Sevilla. Además hay que hacer notar que toda esta parafernalia no ha servido para disminuir significativamente el uso del vehículo privado como podemos leer en este análisis. Ni servirá en un futuro mientras los crecimientos urbanísticos y la construcción de nuevas vías para el tráfico motorizado sigan formando parte de las políticas del territorio.

Sirva como consuelo, y a pesar de todo, saber que en Sevilla existen ciclistas urbanos que no han perdido el norte y pueden considerarse como tales. Valga como ejemplo el siguiente comentario en un medio digital, nada más objetivo que la opinión de quien lo sufre subido a una bicicleta. Ojalá cunda el ejemplo.

En invierno y en verano llevo mi casco y mi chaleco amarillo, mis luces y mi timbre. No me salto un semáforo, sobre todo los que afectan al carril, y hago el stop de la Puerta de Córdoba -San Hermenegildo (el que casi nadie hace). Miro a los otros, demasiados, que circulan por donde quieren, como quieren y se saltan lo que les viene en gana. ¿La culpa? De los infractores, por supuesto, pero también de la Polícia Local que no multa sin piedad a estos ciclistas incívicos que nos dejan a los ciclistas clásicos en un pésimo lugar.

OTRAS ENTRADAS RELACIONADAS:

(Sevilla) El Tribunal Supremo regalará retrovisores a todos los peatones

(Sevilla) Sentencia del Tribunal Supremo: Es un mundo loco, loco, loco…

Anuncios

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s