8 km en bici cotidianamente por la acera

En un tramo de la Avenida de Madrid, la calzada tiene dos carriles con un único sentido de circulación. Cada día por sus aceras circulan numerosos ciclistas que no quieren dar un rodeo o no quieren bajarse de la bici durante 100 metros y prefieren ir esquivando peatones a las horas punta a toda velocidad. Se trata de una acera muy concurrida debido a que se trata de un entorno de acceso al Hospital universitario San Cecilio, a la Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud, a la biblioteca Biosanitaria de la Universidad de Granada y a la Facultad de Medicina.

Sin duda que una buena medida para favorecer la circulación ciclista por la calzada, sería reconvertir este tramo de la calle en una calle de doble sentido para todos los vehículos.

Hace unas semanas, iba yo caminando tranquilamente por esta acera, en una curva donde la acera tiene una anchura de menos de 1 metro entre la farola y la pared de la Facultad de Medicina.

Justo en el momento en el que me encontraba en el tramo más estrecho, siento una ciclista tratando de meter impacientemente la rueda delantera de la bici entre mi persona y la farola. Ante tal actitud descarada e impropia, me giro y de digo con un tono relajado a la muchacha:

– ¿Qué haces? ¿por qué no bajas de la bici?

No sé si es porque era muy temprano, si porque la cicleatona estaba demasiado concentrada en su conducción o si no se esperaba que alguien le llamara la atención…. Tenía la vista totalmente ida y no atendía a lo que le estaba diciendo. Tuve que repetirle la pregunta sin moverme, mientras ella me metía la rueda por donde podía.

– ¿Qué haces? ¿por qué no bajas de la bici?

Al parecer, se enteró de que le estaba llamando la antención. Cambió su expresión y me chilló con mala leche, mientras me rebasaba finalmente:

– ¡Si hombre, voy a hacer 8 km todos los días andando!

– ¿Por qué no vas por la calzada? – le aconsejé.

– Para que me atropellen – contestó a lo lejos, al coger bastante velocidad por la acera que tiene bastante pendiente hacia abajo.

No hubo tiempo para más. Pero me quedé con el siguiente pensamiento que me sorprendía muchísimo: ¿Cómo es posible? ¿8 km. yendo en bici cotidianamente por la acera? ¿eso es cómodo y práctico?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s