Ciclistas contra las “ciclocalles”

Steve Magas, un ciclista y abogado de Ohio, especializado en defender los derechos de los ciclistas, ha escrito un demoledor artículo en su blog, en el que explica porqué la moda de señalizar “ciclocalles” es dañina para los derechos de los usuarios de bicicleta:

La señal de “calle compartida” para mí, en realidad APESTA como concepto jurídico y de promoción de la bicicleta… de hecho, no es “legal” de ningún modo…

De alguna manera se supone que los ciclistas deben sentirse confortados por la idea de que el Gran Hermano “nos está protegiendo” instalando una “advertencia” de que estamos cerca, como si fuéramos un peligro para los automovilistas, como un ciervo que se lanza a la carretera desde el bosque o como niños que cruzan corriendo tras su pelota…

El objeto de las marcas de “carril compartido” es indicar a los automovilistas que deben “compartir SU carril” con los ciclistas. Toda esta línea de pensamiento siempre me ha desconcertado, francamente, porque implica que los automovilistas SON LOS DUEÑOS del carril y hay que pedirles que “compartan” un poco de él con los ciclistas.

(…)

EL DERECHO DE VIAJE – EL DERECHO A USAR LAS CALLES

Recuerde esto: Los derechos pertenecen a la persona, no al vehículo. El derecho es EL DERECHO A TRANSITAR POR LA VÍA PÚBLICA. El derecho no es más grande si usted elige un vehículo más grande…

6 comentarios

  1. Es un riesgo importante. Señalar una vía preferente para bicis (o un carril preferente, como se ha hecho en Zaragoza) ¿implicará que en las otras vías la bici no tiene derecho a estar?

    Me gusta

  2. Eso es. La tarea más difícil para los grupos ciclistas urbanos es convencer a los ciclistas que el derecho de utilizar la carretera no es proporcional al anchura del vehículo. De hecho, los coches, camiones, y bicis no tienen derechos. Los derechos solo corresponden a las personas.
    En el artículo se habla del ‘right of way’. Si alguien está legalmente conduciendo una bici por delante de un coche entonces el conductor de la bici tiene ‘right of way’. No creo que la mejor traducción es ‘derecho de paso’ ni ‘derecho de transitar’. Creo que en castellano es simplemente ‘prioridad’. En este caso, el conductor de la bici tiene prioridad sobre el conductor del coche.

    Me gusta

  3. Es un artículo con varias ideas interesantes.

    Una de ellas, que alguna vez se plantéó en la lista de correo de CC, y a la que reconozco que no le presté suficiente atención en su momento es esta: ¿en qué medida la obligación del carril-bici limita nuestros derechos constitucionales?

    No es una broma. Es que la intromisión del CB en nuestra libertad no es pequeña.

    Limitar el derecho de las personas a utilizar un espacio público como las calzadas, fundamental para poder desplazarse, dependiendo del tipo de vehículo que utilice cada persona – y teniendo en cuenta que la bicicleta es un vehículo legalmente reconocido – es una intervención del estado muy fuerte en nuestra esfera de libertad.

    Tanto la constitución como las cartas internacionales de derechos humanos más conocidas reconocen más o menos con enunciados parecidos el derecho a la libertad de circulación o el derecho a la libertad de movimiento.

    Cabría argumentar que la legislación de tráfico no puede ir más allá de su función propia, que sería establecer un marco convencional adecuado para la satisfactoria resolución de los conflictos del tráfico, asegurando un óptimo de fluidez y seguridad en la circulación.

    La pretensión del Estado de reconducir a los ciclistas a carriles bici supondría sin embargo una intromisión no sólo ilegítima sino de hecho ilegal en la libertad de los ciudadanos que eligen desplazarse en bicicleta.

    Me gusta

    1. Cook: ¿en qué medida la obligación del carril-bici limita nuestros derechos constitucionales?

      Brutal. Reconozco que, efectivamente, no le presté atención en su momento.

      Es una pena que no tengamos potencia de fuego suficiente para llevar las políticas de segregación al Tribunal Constitucional… Aunque me imagino que la salida sería eliminar la obligación legal de circular por el CB, aunque quedaría la obligación social de facto impuesta por la hostilidad que el CB provoca en los automovilistas.

      Me gusta

  4. Es ese caso, prohibir circular a peatones en según qué sitios (una autopista) podría también entrar dentro del mismo caso ¿no? Y el argumento volvería otra vez a lo que razonablemente se cree seguro, por lo que al final se trataría de demostrar al constitucional con datos firmes que la segregación ciclista en casos determinados no se justifica por motivos de seguridad y que por lo tanto restringe un derecho fundamental.

    Supongo que el caso ya está sobre la mesa en algunos ayuntamientos, que están sustituyendo las señales circulares de obligación por otras cuadradas de información (me consta que en Madrid lo están haciendo para las acerca bici nuevas, pero no para los CB a nivel de calle).

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s