Santiago de Chile: “Dirigente ciclista” atropellada en un carril-bici

La Nación, via el foro del Movimiento de los Furiosos Ciclistas

La directora del Festival de Bicicultura y presidenta del Centro de Bicicultura, Amarilis Horta Tricallotis, conocida entre los usuarios de este medio de transporte por su incesante trabajo en favor de la promoción y el uso seguro de la bicicleta en Santiago, fue embestida ayer por un vehículo que posteriormente se dio a la fuga. Eso, pese a transitar por una ciclovía.

¿”Pese a transitar por una ciclovía”? ¿No sería más exacto decir que “debido a que circulaba por una ciclovía?

Veamos la descripción del accidente:

Al llegar a la esquina de Santa Isabel con Portugal, el automóvil que esperaba la luz verde en paralelo a la ciclovía, se puso en marcha y viró a la derecha impactando a baja velocidad a la ciclista que, en ese momento, hacía uso de luz verde para proseguir su destino en dirección al oriente de la ciudad. “Cuando vi que el auto se aproximaba hacia mí, alcancé a hacer un giro y afortunadamente sólo me agarró la pierna izquierda, aunque la bicicleta quedó destruida”.

Es decir: un accidente de manual, típico de los carriles-bici (y de los ciclistas que se portan como si fuesen por un carril-bici, incluso cuando este no existe).

El choque del giro a la derecha:

[con carril-bici]
Con carril-bici…
[sin carril-bici]
…sin carril-bici.

La “dirigente ciclista” accidentada tiene una reflexión interesante sobre ello:

(…) pone la voz de alerta en la inseguridad que hoy tienen estas vías. “Cuando el ciclista va por una ciclovía se siente protegido y eso es un tremendo riesgo, ya que los automovilistas no tienen respeto hacia nosotros”, señala.

Siguiendo el discurso ya habitual entre los “dirigentes” empeñados en fomentar el victimismo del colectivo ciclista, la causa del accidente (y de los accidentes en general) parece ser “la falta de respeto” de los automovilistas hacia los ciclistas ubicados en la ciclovía. Los otros posibles factores del accidente (por ejemplo, que la ciclista se encontraba (quizá) en el ángulo ciego del automovilista, y (sin ninguna duda) en un punto donde los automovilistas no suelen mirar al hacer el giro (y donde no deberían hacerlo, de hecho, porque necesitan concentrar su atención en otras cosas) queda convenientemente omitido.

Irónicamente, la “dirigente ciclista” venía de una reunión con políticos de altos vuelos:

La paradoja es que al momento de ocurrir el accidente, la dirigente regresaba de una reunión entre los Ciclistas Unidos de Chile y la jefe de gabinete del nuevo intendente, como parte de la labor que las agrupaciones de ciclistas de Santiago desarrollan ante las autoridades por conseguir el reconocimiento de este medio de transporte y la implementación de políticas públicas que fomenten su uso seguro y cómodo en todo el país.

¿Verdad que son estupendas esas reuniones de alto copete? ¿De qué hablarían los “dirigentes ciclistas” con la Jefe de Gabinete? ¿Hablarían de educación vial para ciclistas y automovilistas? Parece poco probable… ya sabemos lo que los “dirigentes ciclistas” entienden habitualmente por “políticas públicas que fomenten su uso seguro y cómodo”, ¿verdad? Podríamos apostar a que con tan bonito eufemismo estuvieron hablando de la necesidad de construir más vías segregadas para ciclistas “en todo el país”.

¿Habrá aprendido algo la “dirigente ciclista” de su accidente? Veamos…

Por lo mismo, Horta hizo un llamado al Gobierno para que construya una franja de cemento en todas las calles por donde transitan ciclistas y se instalen guarderías en distintas zonas de la capital.

Fantástico: según parece, una franja de cemento debería ser suficiente para evitar en el futuro accidentes como el suyo. Está, claro, el pequeño detalle de que el accidente ocurrió en un cruce, y que ahí no puede ponerse una “protectora” franja de cemento.

Veamos la realidad:

El choque del giro a la derecha:

[sin cemento...]
Sin franja de cemento…
[...con cemento]
…con franja de cemento.

¿Quizá la franja de cemento es demasiado endeble? Bueno: pues hagámosla el doble de ancha (y de alta, para que el ciclista esté más “protegido”):

El choque del giro a la derecha:

[con cemento...]
Con cemento endeble…
[...con doble cemento]
…con cemento reforzado.

¿Cual es la causa real del accidente, y cual es la manera de evitarlo? Por parte del automovilista, lo correcto es señalizar con antelación su giro, y acercarse todo lo posible, también con la suficiente antelación, al borde derecho para impedir que cualquier vehículo le intente adelantar por la derecha mientras gira. Por supuesto, el automovilista no puede hacer eso porque entonces estaría… invadiendo el carril-bici. Por parte del ciclista, lo correcto es alejarse del borde (hacia el centro del carril, si es que no estaba circulando ya por él) con la suficiente antelación para que todos los automovilistas entiendan que va a atravesar el cruce hacia adelante, y para impedir que algún algún automovilista despistado le adelante y se le cruce en el último momento. Por supuesto, el ciclista incauto va a intentar no hacer precisamente eso, porque eso significaría… salir del carril-bici (además, si el carril-bici tiene una franja de cemento “protectora”, le resulta imposible hacerlo).

El choque del giro a la derecha, en una calle normal y para un ciclista que sabe lo que hace:

[con carril-bici]
¿Choque? ¿Qué choque?

Por supuesto, un buen “dirigente ciclista” no puede en ningún caso llegar a la conclusión de que la causa del accidente es un posicionamiento incorrecto del ciclista por intentar mantenerse en la vía segregada: las vías segregadas (carriles-bici, ciclovías, o como se quieran llamar) no pueden ser puestas en cuestión por un “dirigente ciclista”, nunca jamás.

Por resumir: parece que tenemos aquí un ejemplo de “dirigente ciclista” que…

  1. Parece incapaz de protegerse a sí mismo ni siquiera de uno de los tipos de accidente más elementales y previsibles.
  2. Parece no tener la capacidad (o el interés) de analizar las causas reales del accidente del que ha sido víctima.
  3. Insiste, incluso después de sufrir las consecuencias de la segregación en su propias carnes, en hacer “llamadas al gobierno” completamente desconectadas de los problemas reales y que esencialmente garantizan que otros ciclistas, en el futuro, seguirán engañados y sufriendo exactamente el mismo tipo de accidente.

Con “dirigentes ciclistas” así, ¿quién necesita “enemigos de los ciclistas”?

Anuncios

10 comments

  1. Estimados amigos viendo las fotos de como quedo la bicicleta de esta “dirigenta”, les podría decir lo siguiente:
    Que ella se encontraba en el punto ciego del automóvil, ya que solo tiene golpeada la rueda delantera.
    Segundo que viajaba en una bicicleta no apta para ella, usa un modelo Holandés de una talla de 21″ y ella mide 1,55 mtrs. aprox.

    Con esto queda mas que claro que estos “ciclistas” saben mas de figurar con algún político de turno y de olfatear en donde existen dineros para “vivir de la causa”, que sobre bicicletas y ciclismo Urbano.

    Saludos desde Chile.
    Udo
    http://www.arribaelachancha.cl
    http://www.bicivilizate.cl
    http://www.ciclismourbano.info
    http://www.unavelocidad.com

    Me gusta

  2. Sucede que mucha gente confía en las ciclovias segregadas físicamente. Sienten rptección al sentir que el auto no los puede invadir. En esa bien denominada “Burbuja feliz” los ciclistas no sesarrollan habilidades motoras, perceptuales y las que permiten visualizar eventos, dependiendo de los actores que se encuentran en la calle.

    Muchos dirigentes ciclistas (que han aparecido al haber dineros por parte del gobierno) tienen la política de fomentar las ciclovías, la segregación. El camino que creo vale lapena es de abrir espacios a la libertad de movimiento, la bicicleta es el tránsito. Cuando es pensada como un elemento que estorba al tráfico motorizado nos meten problemas. Santiago se está llenando de este tipo de vías de mala calidad que sirve para validar discursos políticos.

    Pese a estos errores por parte de algunos dirigentes, la lucha sólida por la causa ciclista sigue en pié, porque se mantiene con un fuerte espíritu y no los dineros efímeros que puedan existir.

    Me gusta

  3. …estimados..

    1. Amarilis dista mucho de lo que quienes trabajamos en el tema creemos.

    2. Comparto el analisis que hace udo… ya lo habiamos comentado antes.

    3. Hasta donde sé, la apuesta es buscar financiamiento… no promover el uso de la bicicleta.

    4. No es raro que ella sea la accidentada junto con una gringa que tambien se hace llamar dirigenta y que tambien se saco la cresta…como se dice en Chile y otro que se quebró los dientes… o sea nuestras chanchas no estan para cuentos de dirigentes truchos.

    Me gusta

  4. Creer que la ciclovía, el carrilbici, o la ciclobanda son lugares seguros para pedalear sin stress, libres de riesgos y ajenos al tráfico, puede ser un error momentáneo, en el que cualquiera puede caer, (que tire la primera rueda el que se sienta libre de culpas). Pero es algo que nadie seriamente puede afirmar y poner por escrito.

    El camino derechito de las ciclos, su curva suave, el pavimento liso, la buena iluminación o el entorno de jardines que a veces adornan estos lugares preferenciales para ciclistas, son factores que ayudan a que confundamos –aunque sea por un fatal momento- el paraíso con el infierno.

    Pero nunca he escuchado a Amarilis Horta ni a nadie señalar sostenidamente que las ciclovías sean lugares seguros en los cuales uno pueda transitar sin riesgos, como tampoco que lo sea la vereda y menos aún la calzada.

    Por mi cercanía de amistad y trabajo con la ciclista aludida, por mi conocimiento de los detalles que ella misma nos relató luego de ser atendida tras el siniestro en la Posta Central y después de realizar los trámites de rigor ante la Fiscalía, puedo asegurar a ustedes que tanto el análisis de Ciudad Ciclista (basado en un Manual que conocemos porque tenemos publicado en nuestra página (http://www.bicicultura.cl/bicicultura,consejos-practicos.htm), como los posteos de mis compatriotas que han comentado en este blog, son, a lo menos, inexactos, sino maliciosos.

    Amarilis tomó la precaución de mirar y de “hacerse ver” por la conductora del auto involucrado, quien sin embargo, en vez de detener su vehículo y esperar el paso de los ciclistas (iban otros pedaleros) quizo ganar el quien vive y aceleró, solo que con poca pericia su monstruito, impactando por un costado a la colega. Luego huyó. Es norma de tránsito en Chile que quien dobla pierde la preferencia.

    Leo el artículo de Ciudad Ciclista y no me parece tan serio, no solo porque en él se trate livianamente el mal momento vivido por una amiga, sino porque se pone por escrito un pensamiento negativo usando como excusa una fábula incompleta. Lo veo así: Un redactor anónimo (no hay firmas) –consecuente con la línea editorial anti-ciclovías de su página Web- toma, junta y pega peras con manzanas y luego manzanas con arreboles para decir algo así como “entonces las ciclovías son malas, usted no sea tan gilipollas y no se le ocurra pedirlas, ni al gobierno ni a nadie… menos aún si le ha ocurrido un accidente, como es el caso de esta mujer”.

    En una frase Borges lo dice así –para que de seguro lo volvamos a olvidar, – “el periodismo es un subgénero de la ciencia ficción”.

    ¿Qué dijo la ciclista, qué escuchó la periodista y qué leen finalmente los lectores? (suponiendo que las “lecturas” son personales y reflejan nuestros propios sesgos) ¿Pidió al gobierno refuerzos de cemento en las ciclovías, o simplemente en parte de la conversación insistió ante la prensa en una de sus reivindicaciones históricas, las bici-franjas obligatorias en las principales calles de la ciudad para circulación preferencial de los ciclistas, como una contribución a la integración de los modos de transporte y al calmado del tránsito? ¿Se declara Amarilis Horta a si misma dirigente de todos los ciclistas, o firma simplemente como lo que es, dirigente de nuestro Centro de Bicicultura, el que preside y directora por segundo año del Festival de Bicicultura? Sólo Miguel de Unamuno podría salvarnos de esta incertidumbre, probablemente dándonos la solución a su teoría del multi-diálogo: “solo Dios sabe”.

    Sugiero leer una entrevista más completa –con preguntas y respuestas- realizada a la dirigente del Centro de Bicicultura por una de las mejores páginas culturales de Chile en http://www.nuestro.cl/notas/rescate/amarilis_horta1.html ,y conocer la síntesis de su propuesta para Santiago, reflejada en los seis puntos del Pacto Por la Bicicleta, en la actualidad con 7.000 adherentes inscritos, en http://www.bicicultura.cl/,pacto.htm . Copio a continuación el contenido del Pacto. Sin duda ambos artículos compensarán tanta desinformación.

    ————————–
    Para sumarte al Pacto de la Bicicleta debes leer y aprobar los siguientes 6 puntos, y luego llenar el casillero al final de esta página.

    Por una vida mejor para todos, para los usuarios y para los no usuarios de bicicleta, me sumo al Pacto por la Bicicleta y pido a las autoridades del país, el reconocimiento de la bicicleta como medio de transporte de utilidad pública e interés nacional, que amerita la implementación de las siguientes medidas básicas:
    1. BICIFRANJA PREFERENCIAL: Definición legal de una franja preferencial para la circulación segura de bicicletas en todas las vías del país, otorgando a este vehículo un espacio propio de circulación y fiscalizando seriamente el respeto de todos los conductores.
    2. BICIESTACIONAMIENTOS CUSTODIADOS AL ALCANCE DE TODOS: Desarrollar en Santiago y Regiones una red integral de estacionamientos custodiados, donde todos puedan dejar su bicicleta segura, gratuitamente o contra un pago mínimo, al alcance de todos.
    3. BICICLETAS AL ALCANCE DE TODOS: Desarrollar programas privados y públicos de adquisición de bicicletas a bajo precio y de asignación de bicicletas con criterios sociales, para aumentar significativa y rápidamente la cantidad y calidad de las bicicletas en circulación.
    4. PROGRAMAS DE CONDUCCIÓN SEGURA en tránsito para niños y adultos, de mantención de bicicletas para red de biciestacionamientos y talleres especializados, impartidos gratuitamente en centros de estudio, de trabajo y municipios.
    5. DOMINGO DE BICICLETAS Y VECINOS: Apoyo al movimiento ciudadano de las CicloRecreoVías dominicales, para establecer un circuito protegido de aprendizaje y práctica en familia en todas las comunas de Santiago, y apoyo a su expansión hacia Regiones.
    6. COMPROMISO PERSONAL: Desde ya me comprometo a trabajar por transformar mi entorno, mi lugar de trabajo o estudio en espacios ciclables, amables con la bicicleta, y a utilizar este medio de transporte, en cuanto se cumplan las condiciones antes señaladas.

    Me gusta

  5. Victor,

    Gracias por tu detallado comentario. El artículo lo escribí yo, y me temo que reflega mi estilo beligerante sobre el tema de las ciclovías. Parece también que hemos tocado con el artículo un conflicto de más profundidad que existe en Chile y que no entendemos. Mala suerte, pero es lo que hay: mi artículo puede ser duro, pero no es ni “malicioso” ni “inexacto”: es una interpretación honesta y precisa, desde un punto de vista integrador, de la noticia tal como salió en prensa.

    Respecto a lo que dices:

    1. “el periodismo es un subgénero de la ciencia ficción”. Efectivamente. Los periodistas a menudo distorsionan las cosas y, en definitiva, escriben lo que les viene en gana. El periodista pudo tergiversar (o malentender) las referencias de Amarilis a una “banda de cemento”. Pero si eso ocurre, creo que al menos debería haber un desmentido contundente y una clarificación seria por vuestra parte de lo que Amarilis realmente quería decir, bien prominente y visible, no solo en el periódico, sino también en vuestra página web donde todo el mundo la pueda encontrar inmediatamente, y no aquí. Disculpa, pero no me parece de recibo que un periódico retuerza unas declaraciones de esa manera tan brutal y que en vuestra página web la cosa esté en plan “business as usual” sin una pancarta desmintiéndolo, porque en una situación así, el silencio supone asentir a lo que el periodista escribió.

    Y ahora dime: ¿Habeis hecho ese desmentído inequívoco? ¿Nos puedes mandar el enlace (si está en Internet) o el scan (si está en prensa)?

    2. Los periodistas tergiversan o malinterprentan lo que les parece… y eso es otra razón más para pensarse muy mucho lo que uno dice cuando están cerca. La cuestión es que la reivindicación de “barreras protectoras” quizá no sea algo que os preocupe a vosotros, pero es de hecho una reivindicación de otros muchos grupos ciclistas que están completamente en las nubes, y el periodista sólo estaba siguiendo la inercia de su costumbre de oir tonterías cuando interpretó así las palabras de Amarilis (por la misma razón yo las consideré completamente verosímiles). Si vosotros no estais a favor de las barreras, es vuestra obligación dejarlo clarito, y es vuestra oportunidad dejarlo clarito AHORA; no es obligación del periodista leeros la mente.

    Y ahora dime: ¿Habeis hecho alguna vez una declaración pública rechazando con claridad las barreras en las vías segregadas? ¿Nos puedes mandar el enlace o el scan?

    3. Las palabras de Amarilis y las tergiversaciones del periodista sobre las “banda de cemento” son lo de menos. Independientemente de lo que Amarilis dijo realmente, está lo que Amarilis hizo: cometió un error de principiante. Lo que Amarilis tenía que haber hecho no era “mirar y ver”: lo que tenía que haber hecho es salirse de la ciclovía con antelación (o mejor todavía: no haber entrado en ella) para evitar que el automovilista le hiciese lo que le hizo.

    No solo eso, sino que también está lo que Amarilis no dijo: Amarilis desaprovechó una oportunidad preciosa para sacar las conclusiones correctas ante el periodista y decir lo más importante que podría haber dicho en la situación: que la ciclovía la hizo despistarse, y que el único modo correcto de adelantar a un automóvil en las proximidades a un cruce es por la izquierda, aunque eso suponga salir de la queridísima ciclovía. Y que la posición correcta para acercarse a un cruce, en principio, es alejándose del borde derecho para que los automovilistas no estén tentados de hacernos exactamente lo que el automovilista le hizo a ella.

    Eso es lo que Amarilis debió haber dicho, y (excepto que nos digas que el periodista lo quitó de la entrevista) Amarilis no lo dijo.

    4. ¿Y por qué no lo dijo? La cuestión nos lleva a lo que sí dijo:

    en parte de la conversación insistió ante la prensa en una de sus reivindicaciones históricas, las bici-franjas obligatorias en las principales calles de la ciudad para circulación preferencial de los ciclistas,

    Discúlpame, pero la reivindicación de “bici-franjas preferenciales para la circulación segura de ciclistas” es el fondo del problema: las “bici-franjas” (otro término inventado para decir más de lo mismo: ciclovías) NO pueden aumentar la seguridad de los ciclistas en ciudad; lo único que pueden es originar accidentes como el que Amarilis tuvo. Lo único que puede minimizar la inseguridad de los ciclistas en ciudad es un estilo correcto de conducción de la bicicleta en las mismas vías en las que circulan los automóviles. Mientras vosotros seais cómplices de la propagación del fraude de las “ciclovías”, “bici-franjas” o como querais llamarlas, vuestra posición va a seguir pareciendo incoherente ante todo el que esté prestando atención, los periodistas van a seguir tergiversando vuestras palabras como les parezca, los incautos usuarios de bicicleta van a seguir teniendo accidentes completamente artificiales y evitables (empezando por Amarilis), todo ello será en gran parte responsabilidad vuestra (como “dirigentes” que sois con impacto público), y no contareis ni con nuestro apoyo en vuestras políticas y pactos ni con mi benevolencia en episodios desafortunados como el que sufrió Amarilis.

    Es hora de que el movimiento ciclista madure, compañero. Y la madurez no está en las “bici-franjas”: la madurez está en la calzada. Es un buen momento para que retireis el primer punto (ya sabes: el de las “bicifranjas preferenciales”) que está ensuciando vuestra propuesta de pacto por la bicicleta. Dile eso a Amarilis con mis mejores deseos de que se recupere.

    Salud.

    Txarli
    Bici-franjas NO
    http://bicilibre.livejournal.com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s